LA CRISIS MUNDIAL Y SU REPERCUSIÓN EN EL EMPLEO.

Según datos de la ONU la economía mundial está al borde de otra gran crisis. Durante los últimos años hemos palpado un crecimiento muy débil y se prevé que en 2013 se dará un crecimiento “anémico”.

La economía mundial, en primer lugar, se plantea resolver los problemas más acuciantes: la crisis del empleo, el descenso continuado del crecimiento económico… estos elementos son más notorios en los países desarrollados. Ya que en éstos el nivel de desempleo es demasiado elevado y los ingresos se han estancado. Como factor de agravamiento de la situación, los trabajadores que llevan mucho tiempo en desempleo comienzan a perder capacidades y habilidades.

La raíz del estancamiento de las economías desarrolladas viene producida por la crisis de deuda soberana en la zona euro y por problemas fiscales de otros lugares. Las medidas de austeridad están debilitando cada vez más el crecimiento y el empleo.

En cuanto al desempleo, a pesar de la mala situación que reflejan las estadísticas oficiales la situación real es mucho más crítica. Cada vez más personas sin trabajo por largos períodos de tiempo, van dejando de buscar empleo y no son recogidos en las estadísticas oficiales por no existir en la base de datos como demandantes de empleo. Como elemento más a añadir al elevarse la tasa de trabajadores en desempleo prolongado, aumenta también el impacto negativo en la productividad a medio y largo plazo, es decir, los individuos en desempleo a largo plazo pierden cualidades y conocimientos que repercuten negativamente en la producción futura por no encontrarse con las habilidades suficientes en el momento que vayan a ser requeridos.

La tasa de desempleo juvenil es algo que preocupa mucho a la sociedad en este momento ya que aunque siempre ha sido mayor con respecto a otros grupos, la diferencia ahora es aun más acuciante debido a la crisis financiera mundial y la recesión global.

Como podemos ver en la gráfica  la relación ente la tasa de los jóvenes  (Prime-age workers), y la de los trabajadores de edad más avanzada (older workers) que se encuentran trabajando es muy diferente a lo largo del año 2011, siendo más elevada la tasa de los trabajadores de mayor edad. Se aprecia además que a partir de 2012, la tasa de empleo es mucho menor que el año anterior, por lo que se confirma lo dicho anteriormente de que los niveles de desempleo van en aumento, pero también se mantiene la gran diferencia entre las tasas de empleados jóvenes y de edad más avanzada.

http://www.un.org/en/development/desa/policy/wesp/index.shtml

Otro aspecto que afecta directamente al desempleo existente en los países desarrollados, se debe a la ida de las multinacionales con sus actividades, hacia los países subdesarrollados, por diversas causas, entre ellas podemos encontrar los beneficios fiscales que les ofrecen, una legislación medioambiental muy débil o casi inexistente en algunos casos y como rasgo más importante la mano de obra barata, lo que hace aumentar en gran medida sus beneficios debido a la reducción de costes salariales. Por tanto en los países desarrollados las personas se quedan en desempleo, lo que afecta muy directamente a la economía de estos países, que no pueden competir con esas políticas de costes.

http://www.gerencie.com/tres-razones-por-las-que-las-multinacionales-invierten-en-el-tercer-mundo.html

Como conclusión, la globalización supone un reto tanto para los países como para las personas, con el fin de mejorar la calidad de vida en todo el mundo por igual, es decir, el desafío es asegurar que las mejorías sean distribuidas de forma equitativa y generalizada. Esto supone la necesidad de códigos de comportamiento que deben ser aceptados por todos, tanto empresas como personas, como puede ser el sentimiento de solidaridad. Está demostrado que en el planeta existen recursos suficientes para todos, pero el egoísmo hace que no estén repartidos equitativamente y esto es algo que creemos que deberíamos pensar.

Anuncios

4 pensamientos en “LA CRISIS MUNDIAL Y SU REPERCUSIÓN EN EL EMPLEO.

  1. Personalmente pienso que la globalización además de un reto tanto para las personas como para los países, requiere un compromiso y una actitud de “buena fe” por parte de las personas y de los distintos países que componen el mundo para que, con ello, y mucho esfuerzo de cada uno de nosotros y de toda la ciudadanía mundial conseguir que se consigan los objetivos que pretende la globalización( entre otros objetivos pretende conseguir el aumento del nivel de vida y de la calidad de vida, por igual, de toda la población que compone el mundo). Sin embargo, actualmente, en esta grave crisis económica en la que nos encontrarmos, gran parte de los países y ciudadanos del mundo en lugar de “unirnos” y “luchar todos juntos con un único objetivo”, se da la circunstancia de que, algunos egoístas sólo buscan, con la globalización su beneficio propio lo que está suponiendo un aumento de la desigualdad ya existente entre las personas que viven en los distintos países y lugares del mundo con lo que, de esta manera, no se cumplen los objetivos fundamentales que defiende y que se pretende alcanzar por medio de la globalización..Así, la globalización está provocando una preocupante y extraordinaria “polarización social y económica” dando lugar a un mundo en el que lo que realmente importa es el poder económico que posean las personas, y el nivel de crecimiento y desarrollo económico de un determinado país olvidando a aquellas personas y países cuyo poder económico y posición en la economía mundial sea bajo o de ” segundo nivel”..

  2. El desempleo y el descenso económico no afecta por igual a todas las economías mundiales, como por ejemplo puede ocurrir en China, o incluso en Alemania. Podría considerarse que tan importante es que los gobiernos intenten solucionar el problema del desempleo, como que estos empleos sean de calidad, es decir, que los trabajadores puedan disponer de condiciones laborales aceptables, y entre ellas un sueldo digno. ¿Cómo es posible que los gobiernos pretendan resolver los problemas de desempleo y el decrecimiento económico mediante medidas de austeridad?
    En referencia a la pérdida de capacidades y habilidades de los trabajadores desempleados, diría que no es tanto una consecuencia de la situación de crisis actual, sino más bien responsabilidad de uno mismo. Es un buen momento para reciclar conocimientos e intentar adquirir nuevas competencias para poder llegar a ser más “competitivo”, en el buen sentido de la palabra. En este sentido, me gustaría hacer referencia a cierta “ilegalidad” convertida en una práctica habitual generaliza, como la que se ha venido produciendo durante por ejemplo, el subsidio por desempleo, cuando una persona desempleada, durante el tiempo que dura la prestación haya estado trabajando de forma ilegal. ¿No ha sido esta una causa de agravamiento de la situación de crisis actual, en lugar de la perdida de las capacidades y habilidades de los desempleados?
    En mi opinión, vivimos en una sociedad carente de valores y poco comprometida con los demás. No existen unos valores compartidos que permitan la cohesión y el progreso, ¿no es esta otra causa determinante de la peculiar situación de crisis un país?

  3. Por un lado, como comentas Juan José la globalización es todo un reto, pero quizás no sea nada más que una utopía que al poner en práctica no ha tenido en cuenta precisamente lo que comentabas: la ambición negativa y la visión de puro negocio por parte de unos pocos. Llevamos demasiado tiempo esperando un cambio de las mentalidades de aquellos que usan su poder para enriquecerse, y por otro lado el poder de los ciudadanos en su comportamiento cotidiano no es tanto como para poder corregir esta mentalidad.
    No estoy diciendo que se trate de resignación, al contrario, lo que opino es justo lo contrario, es que es necesario legislar, y hablo de legislar de verdad, sin vacíos, todo este entramado de flujos que no solo hacen enriquecer a unos pocos sino que llevan a la miseria a sus ciudadanos. No importa sean países desarrollados o no desarrollados porque refiriéndome a lo que comentas Antonio, evidentemente países como China no viven el desempleo igual que nosotros, y como bien dices es porque ofrecen una mano de obra que se excede ya no de barata sino de falta de derechos y condiciones laborales. Y lo peor de todo, es que nos hacen ver que para que nuestra mano de obra sea atractiva y competitiva debe ser igual de barata que la de ellos, lo que suelo comparar con “la política del miedo”, si tu no pasas por el aro, otro lo hará…. Porque ahora tener un trabajo “es todo un privilegio”.
    Por eso opino, que es importante formarse, reciclarse, la solidaridad, la igualdad, ser ciudadanos del mundo, es importante también la globalización de los recursos… y todo aquello en lo que sin duda estamos de acuerdo (y más ahora que estamos sufriendo en nuestras carnes algo parecido a lo que ciudadanos de países subdesarrollados han sufrido siempre), pero mientras que todo esto se forja, y para que se forje, creo que lo único en lo que debe haber unión, no debe ser en el lamento y en la resignación sino exigiendo un cambio en la legislación o mejor dicho una legislación más amplia, que busque el bien grupal antes que el individual, que limite la deslocalización de empresas con fines esclavistas, exija una información financiera transparente o que vele por los derechos del trabajador bajo cualquier circunstancia económica, entre otras cuestiones. Y no quiero hablar de ninguna utopía hablo de una lucha que es inherente al sistema capitalista y que, equivocadamente, pensábamos estaba ganada.

  4. Pienso que el panorama del empleo que vivimos es bastante duro, el desempleo afecta a millones de personas y parece que sigue aumentando, por no nombrar a aquellos que se encuentran contratados temporalmente, ya que no encuentran opciones mejores.
    Muchos, cada vez más en el mundo, han tratado de influir sobre el estado de cosas, de defender los derechos de los seres humanos, de dialogar con gobernantes y técnicos por cuyas voces habla la dictadura de “los mercados”, esa que provoca hambrunas, aniquila puestos de trabajo, pulveriza salarios y destruye derechos sociales en todas partes.
    Creo que un alto desempleo no es sólo un problema económico, sino también político. La debilidad de los mercados de trabajo podría avivar el miedo, en particular en Europa, que enfrenta su primera crisis desde que la inmigración se disparó. El desempleo y la desigualdad de los ingresos son el denominador común de las protestas que se multiplican en diferentes partes del mundo.
    Los países se concentran en elaborar planes creíbles y socialmente responsables para financiar la deuda soberana y consolidar las finanzas públicas, para que la recuperación sea más sólida. Pero esas medidas no son suficientes, deberían acelerar la creación de medidas más urgentes para salvar este gasto financiero al que se enfrentan, sobre todo aquellas dirigidas a estimular directamente el crecimiento del empleo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s