PRIVATIZACIÓN

En la situación actual de crisis económica y financiera que viene azotando a gran parte del mundo y sobre todo al mundo occidental ha provocado que los gobiernos de los países afectados por ésta estén tomando decisiones sobre qué medidas serían las adecuadas para salir de dicha situación y propiciar así no solo una recuperación y crecimiento económico sino también un desarrollo económico, es decir, un reparto equitativo de la riqueza entre toda la población del país.

Habitualmente se recurre a la privatización de los servicios públicos cuando existe una gran presión social contra el gobierno del país y la situación económica y financiera de dicho territorio es cuanto menos alarmante. Numerosos estudios han puesto de manifiesto que el sistema privado es más caro para los contribuyentes que el sistema público. La privatización supone un enorme encarecimiento del precio de los servicios y una reducción de las plantillas de las empresas que prestan dichos servicios dando lugar a que aumenten las tasas de desempleo del país.

A lo largo de la historia muchos dirigentes y mandatarios políticos han llevado a cabo medidas para hacer frente a las diferentes crisis económicas que se han producido en sus países, como por ejemplo:

  • Privatización neoliberal en occidente impuesta por Margaret Thatcher, servicio de correos, hospitales del NHS, etc…
  • En Rusia en los años 90 donde se produjo una privatización masiva encontrándose con el fuerte rechazo de la oposición al gobierno.
  • En Grecia actualmente se está realizando una privatización de los servicios públicos, como por ejemplo, alquilar 40 islas deshabitadas.

 Image

Actualmente, en numerosos países del continente europeo se están privatizando empresas encargadas de servicios básicos y que, hasta ahora eran públicos. Concretamente en España, la Constitución reconoce una serie de derechos básicos para los ciudadanos como el derecho a la salud y a la educación pública, entre otros. Sin embargo, los dirigentes y mandatarios políticos se están planteando privatizar dichos servicios básicos con lo que estarían contradiciendo lo establecido en la norma suprema española. Los políticos afirman que la gestión pública no funciona y es la causante del enorme déficit existente en el país. Además, aseguran que solo privatizando dichos servicios se podrán sanear las cuentas del país. Con esta campaña de desprestigio de la gestión pública por parte del mundo político se intenta conseguir que las personas acepten y se convenzan de que la privatización es la única solución a la situación que sufre el país, pero, sin embargo es que con la privatización se encarecen los precios de dichos servicios y se reducen las plantillas de dichas empresas dando lugar a “abusos” sobre el precio de los servicios y aumentando las tasas de desempleo con las consecuencias perjudiciales que ello conlleva.

Pensamos que todo tiene solución incluso esta situación económica y financiera a la que nos han llevado los banqueros y los políticos. La solución no pasa por privatizar masivamente los servicios públicos sino por hacer una mejor gestión de estos. Esto quiere decir que se debería de supervisar a las personas que ocupan dichos puestos públicos y las tareas que realizan, detectando y corrigiendo posibles acciones poco favorables para el buen porvenir de los servicios públicos. Además, otra solución podría ser la gestión semiprivada, esto es que el dinero proceda de las cuentas públicas pero que la gestión sea privada como sucede en algunas mutuas. Así, con este compromiso tanto público como privado conseguiremos que los servicios y su gestión sea la correcta y que además sea eficiente evitando asi los derroches y despilfarros como los que se han producido en épocas pasadas, en las que todo estaba bien y los cargos públicos eran ocupados por familiares y amigos y otros miembros pertenecientes a dichos servicios. Solo el compromiso de todos podremos salir de esta difícil situación a la que nos encontramos y a la que hemos llegado con nuestros excesos y nuestra “mala cabeza”.

 Image

Documentos escritos y visuales donde se pueden observar las consecuencias de la privatización masiva de los servicios públicos en diferentes países del mundo:

 – Película titulada Zorba the Greek (1964).

– Película titulada Navigators.

– Libro titulada Hay alternativas.

– Documental llamado Sicko de Michael Moore.

La gran venta

Anuncios

12 pensamientos en “PRIVATIZACIÓN

  1. Escuchamos el término “privatización” y todo lo que se nos pasa por la cabeza es malo pero es lógico que, simplemente conociendo su significado, esto sea así: cualquier pérdida de protagonismo económico por parte del sector público, traspasando funciones y actividades públicas al sector privado. Lo malo de esta situación es que se están privatizando todo lo que nos pertenece por el simple hecho de ser ciudadanos, unos servicios básicos dignos. Según el dirigente político madrileño, Ignacio González, “no se va a privatizar la sanidad, vamos a externalizar la gestión”, quizás esto nos tranquilice más o nos cree más inquietud, pero lo que sí es cierto es que mientras mejor se compaginen lo público y lo privado, mayores beneficios para nosotros, debido a que lo privado se integra en el sector público, a través de la concesión y subcontratación de sus servicios. Un concepto que es destacable en este caso es la nacionalización (Transformación de lo privado a lo público) pero no por significar lo contrario a la privatización tenemos que considerarlo como algo bueno ni algo malo, simplemente algo que depende del momento, de cómo se gestione lo nacionalizado y del impacto que esto tenga en la economía.

  2. He de decir que, precisamente, las medidas que están adoptando los distintos gobiernos, no sólo de los países más afectados sino también de los menos afectados, como es el caso de Alemania, no parecen ser las más adecuadas para salir de esta situación, y menos aún para una recuperación y desarrollo económico. Más bien, se podría decir que son medidas que favorecen la “recuperación y el desarrollo económico de ciertos estratos o clases sociales”. Todo ello, por supuesto, en detrimento de una sociedad cada vez más desigual, y no equitativa, dónde las diferencias entre clases sociales son cada vez mayores y más latentes, y dónde la distribución del poder es cada vez más neutralizadora de los derechos sociales.
    Ante esta situación cabría preguntarse, ¿es posible que estemos viviendo una evolución de regímenes totalitarios o dictatoriales?, la respuesta a esta pregunta podría responderse con una simple mirada a la historia, en la que regímenes totalitarios y dictatoriales de épocas pasadas justificaban la crudeza de sus medidas, basadas en la supresión de derechos sociales y laborales, en la “recuperación y el desarrollo económico”.
    Como algunos personajes políticos, y no políticos dicen, “estamos viviendo en una sociedad a dos velocidades”, donde la clase media ha desaparecido y han aumentado las riquezas de una mínima parte, pero también, la pobreza de la gran mayoría.

    ¿Es ésta la sociedad en la que queremos vivir?

  3. El problema de privatizar servicios públicos, básicos y necesarios como la sanidad pública es que los que hasta ahora somos usuarios y destinatarios de la sanidad, pasaríamos a ser clientes de empresas que buscan el máximo beneficio.
    ¿Buscando el beneficio prefieren a una sociedad enferma no?
    ¿Al privatizar se igualaría o mejoraría la calidad del servicio?

  4. En mi opinión nos encontramos ante el principio del fin del Estado de Bienestar, los pilares del Estado de Bienestar se están rompiendo, debido a los recortes, los ajustes, sobre todo en el campo de sanidad y educación. Estamos ante el cuarto año de crisis y la cifra de parados está casi en cinco millones y sigue aumentando hasta con los recortes, y el precio de financiarnos en el mercado se ha disparado. Esto hace preguntarnos si los recortes han servido para algo o simplemente para beneficiar a los más ricos y perjudicar a los más pobres hundiéndolos cada vez más en la miseria.
    Se ha recortado en 55.000 millones, lo que supone 1/3 del gasto público, y todo esto para llegar al déficit del 3% en 2013, pero todos los sacrificios que se han hecho no son ni la mitad de los que quedan aún por hacer, ya que se prevé unos recortes de 16.000 millones.
    Supuestamente, nos quieren hacer ver, que la crisis es debida a que hemos derrochado, pero antes de la crisis ya estábamos por debajo de todos los países europeos, con un 4,3% en educación, y un 6,1% en sanidad, y se han hecho unos recortes de 14% en sanidad y 21% en educación.
    Pero a la vez se está invirtiendo en lo privado y en lo concertado, es decir, cierran hospitales, recortan gastos en hospitales, ahorran… pero a la vez se crean centros privados, por lo que quienes tienen dinero tendrán mayores oportunidades que quien no tiene dinero; y lo mismo ocurre con la educación.
    Están usando la privatización y los recortes como medidas para mejorar la situación económica de nuestro país, pero la pregunta es: ¿Está sirviendo todo esto para algo?

  5. Si bien es cierto que escuchando el término “privatización” todo lo que se piensa es malo, el que sea malo o bueno en si mismo no depende sólo de: ” del momento, de cómo se gestione lo nacionalizado y del impacto que esto tenga en la economía” ; por responder al comentario de luciarofer, no depende sólo del momento, el privatizar como cuenta el post siempre se ha podido demostrar que tiene consecuencias negativas para la sociedad, en relación a pérdida de derechos sociales, las cuales si el momento era favorable no se han visto reflejadas a corto plazo, sino en un mayor periodo temporal.
    Para que la privatización pudiera ser realmente buena sería necesario un marco legislativo internacional mucho más restrictivo y que realmente se controlará adecuadamente a las grandes empresas que saltan demasiado a menudo las fronteras entre países.
    Es cierto que la privatización como decías no es algo malo en sí misma, pero hasta ahora, no ha habido ningún caso en el que no lo sea. Os dejo un documento videográfico de las personas que nos ofrecieron la conferencia, la situación es bastante preocupante.

  6. Bajo mi punto de vista la privatización de cualquier tipo de servicio público es un atraso en cuanto al desarrollo del estado de bienestar. Con este tipo de conductas el precio relativo del servicio se ve encarecido por lo que el ciudadano medio tiene más dificultades para el acceso al mismo. Por esto, pienso que no son las medidas más adecuadas para salir de la delicada situación actual, favoreciendo a una mayor diferencia de clases, el rico tiene mayor poder de adquisición pero por el contrario la clase media y baja cada vez está más alejada, produciéndose una polarización de clases.
    Con todo esto pienso que las privatizaciones son una forma de ahorrar costes en el sistema público por parte del gobierno, sin importar las repercusiones sobre los ciudadanos.

  7. En mi opinión, pienso que la privatización de los servicios públicos es bastante perjudicial para la mayoría de la sociedad, y no creo que sea la medida mas adecuada para recuperarse ni salir de esta crisis económica en la cual estamos inmersos. Con la implantación de un sistema privado los precios de los servicios subirán y se encarecerá la vida, como ha pasado en otras ocasiones, dando lugar a que la mayoría de la población perjudicada por la situación actual, no pueda hacer frente ni tener acceso a dichas prestaciones privadas. Esto generaría una doble vertiente social, es decir, una mayor desigualdad de clases haciendo que la clase media y baja se hunda más hacia la pobreza y solo puedan beneficiarse de esto ciertos colectivos mas favorecidos de la sociedad, además del estado que antepone sus intereses a los de la clase mas desfavorecidas del pueblo. Con todo esto, lo que están consiguiendo poco a poco, es la rotura del estado del bienestar, finalizando en gran medida con los derechos fundamentales de los ciudadanos, eliminando la igualdad, solidaridad etc. y primando simplemente el egoísmo a favor de los intereses de unos pocos.

  8. La privatización no es el camino a seguir en lo que se refiere a la forma más correcta de asegurar la calidad de los servicios más esenciales y el bienestar de la clase media, la privatización beneficia sólo a los que más tienen y no es una medida que dinamize la actividad económica. En mi opinión, podría discutirse la privatización de determinadas empresas pero considero inviable la privatización de servicios como la sanidad o la educación; todo ciudadano que pague sus impuestos debe tener acceso a estos servicios sin ningún tipo de problema. Analizar el transfondo de todo esto, me lleva a plantearme de nuevo el papel de dominio absoluto que juegan las clases más poderosas dentro de nuestro país, de manera que mediante la privatización buscan encontrar un nuevo negocio con el que lucrarse a consta del ciudadano medio.
    Si queremos que no se planteen de nuevo medidas como estas para salir de la crisis económica debemos luchar por un cambio que va más allá, es decir, tenemos que preocuparnos de que nuestra democracia realmente vele por nuestro bienestar como sociedad moderna.

  9. No entiendo esté afán de privatizar la mayoría de los servicios sociales que se han prestado desde siempre por el gobierno, y menos aún en la actualidad, ya que paradojicamente, este mismo gobierno que quiere privatizar estos servicios que constitucionalmente se reconocen como una obligación de prestación por parte del gobierno, está nacionalizando bancos privados como en el caso de BANKIA, para poder así salvar a la misma. Entonces me pregunto, ¿hay que privatizar los servicios a los ciudadanos para que éstos soporten un peso más sobre sus hombros como sería el gasto en sanidad y educación, y a la vez hay que nacionalizar la banca para que puedan sanear sus cuentas y que encima no tengan responsabilidades de sus malas gestiones?. Creo que o se privatiza todo, o en este caso no se privatiza nada, y menos los servicios esenciales de los ciudadanos que constantemente tienen que soportar nuevas cargas y a la vez, se reducen sus salarios y derechos.

  10. Actualmente, en la época de crisis que estamos viviendo, los gobiernos están poniendo de forma frecuente una serie de procesos jurídico-económico, donde las actividades empresariales relacionadas con el sector público son transferidas a los agentes económicos privados. Mediante estos procesos los Estados consigue adquirir ingresos de una forma rápida para conseguir reducir el déficit y también que estas actividades empresariales sean más “eficientes”. Esta situación provoca que los Estados se desprendan de sus responsabilidades públicas, dejándoles estas responsabilidades a los agentes privados, donde ahora, serán los encargados de la financiación y producción de bienes y de la prestación de servicios. De esta forma, se consigue fundamentalmente desmontar el Estado de Bienestar, generar desigualdad social y el desarrollo económico de ciertas clases sociales que tendrán el objetivo de maximizar sus beneficios, provocando que los ciudadanos pasemos de usuarios a meros clientes.
    En España toda la política privatizadora de los últimos 20 años viene influenciada por el hecho de pertenecer a la UE, donde fue necesario adaptarse políticamente a medidas económicas de fuerte contenido neoliberal. El auge de las privatizaciones se originó durante la primera legislatura del PP, dónde éstas fueron uno de los pilares básicos de su política económica. Pero durante el mandato de PSOE es cuando se produce las primeras medidas privatizadoras, en cambio, fueron cuantitativa y cualitativamente diferentes.
    Por todo lo que he comentado, podemos decir que las privatizaciones no llevan necesariamente a la calidad de los servicios ni al bienestar de la ciudadanía, sin embargo, genera beneficios para un grupo concreto de personas, creando desigualdad, recortes de derechos y pobreza para el pueblo a largo plazo. Por tanto, La privatización no es un medio eficaz para salir de la crisis actual.

  11. La privatización, uno de los pilares de las políticas neoliberales que éstos eluden pronunciar pero que no se cortan en llevarla a cabo. Nos han querido meter en la cabeza que es la solución pero a la vista está que no lo es. Estoy muy de acuerdo en cuanto a las soluciones que propone el artículo. Se debe mejorar la gestión e incluso si fuera necesario la gestión compartida privada-pública. Si algo es público siempre va a ser mas barato que lo privado porque no busca ánimo de lucro. Además el fin del la empresa privada siempre es el beneficio económico por lo que harán lo necesario para ello: recortes salariales, menos puestos de trabajo, peor calidad del servicio. Sin embargo el fin de los entes públicos es prestar un buen servicio. Queda claro según lo expuesto que lo público es más beneficioso para la sociedad por las ventajas que se acaban de describir, ¿entonces donde esta el problema? En la gestión. Si la gestión no funciona deberá cambiarse, ejercer un control sobre los mecanismos de gestión, acceso a los puestos de trabajo y repercusiones ejemplares para aquellos que hallan cometido actos de mala fe en la gestión o incluso el método publico-privado que funciona en algunos entes. Cambios que se deben llevar a cabo para que se satisfagan las necesidades básicas de las personas que conforman una sociedad, de la manera más justa y equitativa posible.

  12. Esta más que demostrado que tanto la privatización como otras medidas neoliberales no son la solución para salir a flote ante la situación de crisis. Estas posturas neoliberales no llevan más que a un empobrecimiento de la clase social, reduciendo el poder adquisitivo de las familias y destruyendo puestos de trabajo que no llegaría a más que a no salir de la espiral, incluso caer aún más, puesto que las familias son el sustento de la demanda en el sistema económico. Además mencionar el grave deterioro del Sistema del Bienestar, que se supone que debe ser uno de los pilares sociales y que además como bien se menciona, muchos de sus principios vienen fundamentados en aspectos constitucionales.
    Un aspecto que no se nombra en el post y que tiene bastante relevancia en estos últimos tiempos es la cuestión de la privatización de la banca. Vuelve a estar demostrado que con esta opción no se llegaría a buen puerto. Que la solución está en una inyección económica pública por parte del BCE, para paliar la falta de inversión privada. Nacionalizando las cajas que ejercen un desarrollo local que llevaría a un crecimiento del PIB y generaría riquezas en las familias y por lo tanto se incentivaría el consumo generando beneficios empresariales con los que podrán saldar las deudas contraídas y no tener que destruir puestos de trabajo.
    Por último resaltar mi desacuerdo con la reflexión que se hace al final sobre que a esta situación hemos llegado por culpa de nuestros excesos y mala cabeza. Es cierto que en algunos ámbitos se han podido producir algunos excesos por falta de concienciación, pero la grave situación en la que nos encontramos viene originada por los bancos, los gobiernos y la burbuja inmobiliaria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s