LA AUSTERIDAD FISCAL Y LA LIBERALIZACIÓN DEL MERCADO DE TRABAJO NO MEJORAN EL EMPLEO EN EL MUNDO A CORTO PLAZO

A pesar de las intervenciones gubernamentales en todo el mundo, la crisis del empleo continúa, y uno de cada tres trabajadores en el mundo está desempleado o vive en la pobreza.

En más del 90 por ciento de los países que han implementado medidas de austeridad, las tasas de desempleo superan los niveles de 2007. En  los países donde el gasto en prestaciones sociales se redujo, como Hungría, Italia, Luxemburgo, Polonia, Portugal, Eslovaquia y España, el número de desempleados continuó aumentando (1,4 millones en el tercer trimestre de 2011, en comparación con el mismo trimestre de 2009).

Según el informe sobre el Trabajo en el mundo 2012: Mejores empleos para una economía, la excesiva importancia que muchos países de la eurozona le están dando a la austeridad fiscal está agravando la crisis del empleo, y podría incluso conducir a otra recesión en Europa.

Otro dato a tener en cuenta es que los países que invirtieron en políticas de creación de empleo han logarado mejores resultados en términos económicos y sociales.

Existen 27 millones más de trabajadores desempleados que al comienzo de la crisis y, al mismo tiempo, la población activa cuenta con aproximadamente 29 millones de personas menos que lo previsto en base a las tendencias anteriores a la crisis. Los jóvenes se encuentran entre los más afectados por la crisis (las tasas de desempleo juvenil aumentaron en cerca del 80 por ciento en los países avanzados y en dos tercios en los países más desarrollados), y a nivel mundial tienen tres veces más posibilidades que los adultos de estar desempleados.

Sólo en las economías desarrolladas se prevé una disminución de las tasas de desempleo juvenil durante los próximos años. Pero, paradójicamente estas son las economías donde se han registrado el mayor aumento del desempleo juvenil. Gran parte de esta disminución no se deberá a mejoras en el mercado laboral, sino a que un gran número de jóvenes han dejado de buscar trabajo.

El mundo se enfrenta al “desafío urgente” de crear 600 millones de empleos productivos durante la próxima década a fin de generar un crecimiento sostenible y mantener la cohesión social. Y a un desafío adicional: el de crear trabajo decente para los aproximadamente 900 millones de trabajadores que viven con sus familias por debajo del umbral de la probreza de 2 dólares al día, y la mayoría de ellos en paises en vía de desarrollo.

La OIT advierte que está surgiendo una nueva y aún más problemática fase de la crisis mundial del empleo, donde:

– Las economías avanzadas le han dado prioridad a la austeridad fiscal y  a las drásticas reformas laborales, que no han logrado, en general, reducir el déficit fiscal.

– En las economías avanzadas muchas personas que buscan trabajo están desmoralizadas y están perdiendo sus competencias, lo cual afecta a sus oportunidades de encontrar trabajo. Además, las pequeñas empresas tienen un acceso muy limitado al crédito, lo cual contribuye a deprimir las inversiones e impide la creación de empleo.

– En la mayoría de los países avanzados, muchos de los nuevos empleos que surgen son precarios. Las formas no convecionales de empleo se están incrementando.

– El clima social se ha deteriorado en muchas partes del mundo y podría llevar a un aumento de las tensiones sociales.

Todo apunta a que la austeridad fiscal combinada con la liberalización del mercado laboral no favorecerá las perspectivas de empleo a corto plazo. Algunas reformas recientes, sobre todo en Europa, han reducido la estabilidad laboral, exacerbando las desigualdades y fracasando en la creación de empleo. Sin embargo, algunos países han logrado generar empleos, al mismo tiempo que han mejorado la calidad del trabajo. Por ejemplo, en Brasil, Indonesia y Uruguay, las tasas de empleo han aumentado y la incidencia de trabajo informal ha disminuido. Esto se debe al desarrollo y puesta en práctica de políticas sociales y laborales adecuadas.

Si se adoptara una combinación de políticas favorables a la creación de empleo, basadas en impuesto progresivos y en el aumento de las inversiones públicas y beneficios sociales,  es posible que se creara aproximadamente 2 millones de empleos durante el próximo año en las economías más avanzadas.

La OIT informa de que, entre 1,8 y 2,1 millones de empleos pueden crearse en las economías más avanzadas en el plazo de un año si los gobiernos adoptasen un enfoque de austeridad fiscal que sea más favorable al empleo. La cuestión fundamental para estos países es saber cómo estimular la actividad económica y crear empleos en un contexto dominado por las presiones para controlar el gasto público y la baja demanda del sector privado. Para ello, sería necesario un proceso de consolidación fiscal que sea socialmente responsables, ya que las actuales políticas de consolidación fiscal conducirán a un débil crecimiento del empleo y a un deterioro de la posición fiscal a medio plazo. Pero si las economías avanzadas apuestan por las medidas sociales y de protección del empleo, a la vez que llevan a cabo una administración prudente de sus cuentas fiscales, podría duplicarse la creación del mismo.

La prioridad debe ser atacar el desempleo, en particular el de los jóvenes. Al mismo tiempo, sería necesario estimular la inversión privada. Además, el alto desempleo y las crecientes desigualdades alimentan las tensiones sociales en el mundo.

Cada vez existe una mayor sensación de que las personas más afectadas por la crisis no están recibiendo la atención política necesaria.

Anuncios

7 pensamientos en “LA AUSTERIDAD FISCAL Y LA LIBERALIZACIÓN DEL MERCADO DE TRABAJO NO MEJORAN EL EMPLEO EN EL MUNDO A CORTO PLAZO

  1. Bajo mi punto de vista las políticas neoliberales que están siendo implantadas por los gobiernos de un gran número de países no contribuyen a la creación de empleo sino todo lo contrario, posibilitan que las empresas puedan reducir sus plantillas sin tener que abonar grandes cantidades de dinero por ello. En épocas de crisis como la que estamos viviendo en la actualidad en la mayor parte del mundo, deben tomarse medias y acciones que no sólo contribuyan a reducir el desempleo ya existente ( que ya alcanza cifras preocupantes), sino que además permitan y posibiliten la creación de empleo. Por ello la austeridad fiscal que se está llevando a cabo en la mayor parte de los países del mundo está provocando todo lo contrario a lo que debe producirse, es decir, está generando más desempleo y una escasa creación de nuevos puestos de trabajo. Como bien explican Juan Torres, Alberto Garzón y Vicens Navarro en el libro Hay Alternativas las políticas neoliberales ( que son las que muchos países del mundo están llevando a la práctica) no permiten salir de la difícil situación en la que se encuentra tanto el empleo como la economía mundial sino que hace que se retrase aún más dicha salida y que, además, cuando esta se produzca la situación resultante será deprimente y preocupante. Por todo lo comentado, pienso que las medidas de austeridad fiscal que están implantando algunos países no permitirán salir de la espectacular, alarmante y feroz crisis económica y del empleo que vive el mundo sino que hará que la situación de las personas sea todavía aún peor a la actual.

  2. Desde las últimas crisis económicas podemos comparar como siempre han disminuido las políticas sociales, y ha aumentado la austeridad fiscal, el neoliberalismo como sabemos tiene una historia amplia. Lo que suele ocurrir es que admitimos esta reducción en nuestros derechos, también los laborales, y cuando de veras la economía se recupera y se crea empleo estos derechos no los recuperamos. Pero además se debe señalar que la creación o no de empleo es un proceso bastante independiente, cuando la economía va bien es probable que se cree, pero lo más grave es que quien no lo tiene no disponga de medios de protección para subsistir.

  3. Cada vez es mas evidente que las medidas austeras que desarrollan los políticos tienen más consecuencias negativas que positivas. Son capaces de adquirir todo tipo de datos estadísticos sobre situaciones pasadas, presentes y futuras para hacer creer que estas medidas austeras son la mejor sonlución, pero ¿no sería más eficaz aprovechar todos estos datos para hacer previsiones a largo plazo, actuar coherentemente, y así no llegar a situaciones trágicas como las que vemos cada día? Parece ser que no…

  4. Lo que parece claro es que las actuales medidas económicas adoptadas desde la mayoría de los distintos gobiernos occidentales no suponen una reactivación económica ni un descenso de la tasa de desempleo. Esta quedando claramente demostrado que las medidas para salir de la crisis deben orientarse hacia la inversión del gasto público en la creación de empleo y prestaciones sociales; y la facilitación del acceso a financiación de las pymes. La circulación de crédito hacia la economía real es la mejor forma de recuperar la economía, debemos dejar a un lado la actividad financiera especulativa que nos ha llevado a esta situación desastrosa. La creación de empleo es el objetivo principal de la gran mayoría de las economías mundiales, por lo que las distintas políticas públicas deben centrar sus esfuerzos no en realizar medidas de recortes en todos los ámbitos, sino todo lo contrario, se debe favorecer la circulación de crédito y afianzar nuevas estructuras e instituciones públicas que fortalezcan nuestros sistemas productivos y que nos permitan ser más competitivos desde una perspectiva sostenible.

  5. Soy una más que se une al pensamiento que tenemos la mayoría sobre este tema. Como bien he leído en un titular de una noticia “ Para salir de la crisis, hay que abandonar la austeridad”; las políticas de austeridad aplicadas no permiten ponerle fin a la crisis, ni tampoco mejorarla, o lo que es peor, empeora muchos de los aspectos más importantes que sobre todo repercuten en la sociedad como son las políticas públicas. La austeridad fiscal podemos considerarla como otra fase muy problemática de la crisis ya que se le está dando mucha importancia por las consecuencias tan negativas que aporta al mercado laboral en general, y a la creación de empleo, en concreto.
    Se dice que la crisis actual es la consecuencia del proceso de desregulación y liberalización del sistema financiero. En muchos países como Brasil, Indonesia y Uruguay las tasas de empleo han aumentado debido a la introducción de políticas sociales y laborales adecuadas. Por tanto, siendo la creación de puestos de trabajo una de las salidas a la crisis, se debería aplicar más políticas laborales que favorezcan el empleo, teniendo en cuenta que las políticas que favorecen el empleo, también tienen un efecto positivo en la economía.

  6. En mi opinión las medidas de austeridad que ha tomado el Gobierno para ayudar al crecimiento y aumentar el empleo, en definitiva para salir de la crisis, no están haciendo otra cosa que empeorar más el asunto, ya que desde que se tomaron dichas medidas lo han agravado aún más, ha aumentado en gran medida la crisis del empleo. Un desempleo que ha repercutido en especial a una parte muy vulnerable de la población, que son los jóvenes, un sector al que se le debe dar prioridad para que se integren en el mercado de trabajo, porque lo único que se está creando es una “generación perdida”, jóvenes preparados que terminan sus estudios y no encuentra ni su primer empleo.
    También en cuanto a la financiación de las pequeñas empresas, que puedan acceder a crédito, ya que sin ello, no tienen disponibilidad de fondos para contratar a personas, por lo tanto no se genera empleo.
    Por otra parte países emergentes como Brasil, Indonesia y Uruguay en vez de aplicar estas políticas de austeridad, han sido más listos y han puesto en marcha unas políticas sociales y laborales más adecuadas, que con ello han logrado incrementar el empleo y mejorar su calidad. Por ello creo que se debería estudiar mejor el panorama actual, y llegar a la conclusión que con las medidas aplicadas hoy en día no se te llegando a ninguna parte, simplemente agravándolo más de lo que ya está.

  7. Me parece muy interesante esta lectura desde el punto de vista de que más del 90% de los países que han implantado medidas de austeridad, tienen unas tasas de desempleo superiores a los valores de 2.007, con lo cual se confirma que realmente las medidas de austeridad no sirven para la salida de la crisis. Es sólo una medida para la reducción del déficit de los países, aunque este supuesto déficit tambien tiene sus trapas y una forma de engañar a la sociedad de cada país para el aumento de impuestos. Me parece importante que se fomenten políticas activas de empleo, para la creación de nuevos puestos, aunque aumente el déficit, ya que la sociedad en general no tiene dinero para sufragar todo el gasto que están generando, cuando salgamos de la crisis ya podremos pagar este déficit porque tendremos mejores condiciones económicas y no nos supondrá tantísimo esfuerzo como nos está ocasionando.
    En conclusión, la austeridad no nos garantiza la salida de la crisis, ni tan si quiera que vaya a mejorar la situación económica del propio país en cuestión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s