GÉNERO Y EMPLEO EN EL MUNDO

El trabajo en el mundo presenta muchas diferencias en cuanto al género de las personas; ser hombre o mujer puede ser determinante en la vida laboral. El pertenecer a un sexo u otro puede ser un factor clave  para insertarse en el mercado laboral, o puede ser un factor menos relevante dependiendo del país del que hablemos. No importa la región del mundo en la que nos encontremos o la situación concreta de la que estemos hablando que siempre nos encontramos que son  las mujeres las que se sufren esta situación de desigualdad.

Un aspecto en el que podemos observar directamente esa diferencia de género es en los salarios. La denominada brecha salarial refleja claramente las variaciones en cuanto a los salarios de los hombres y de las mujeres. En Europa existe una brecha salarial media del 17 por ciento.

Como hemos dicho antes esas diferencias están más o menos acentuadas depende del lugar geográfico en el que nos encontremos. Por ejemplo, en la mayoría de los países árabes las mujeres por el simple hecho de pertenecer al sexo femenino están totalmente vetadas en el mercado laboral debido a su cultura y creencias. Esta es una situación de discriminación extrema, en la mayoría de los países de Europa, Asia y Estados Unidos, aunque existan diferencias entre ambos sexo en el terreno laboral, son mucho mas leves. Nos podemos encontrar desde hombres y mujeres con el mismo trabajo pero diferente salario hasta la imposibilidad de la mujer a llegar a puestos de trabajo de elevada responsabilidad. Pero en ningún caso estamos ante un veto directo hacia ellas en el mercado de trabajo.

Por otro lado, el papel de la mujer se ha ido enriqueciendo con el paso del tiempo de unas series de medidas que tienen el único objetivo de que su participación en el mercado de trabajo sea más efectiva y más igualitaria.  Los medios de comunicación, las empresas, los Gobiernos y la sociedad en general son cada vez más conscientes de que hay que poner en marcha iniciativas, como por ejemplo: “La mujer como motor de crecimiento e inclusión social”  del grupo BID (Banco Interamericano de Desarrollo); en España podemos ver que se apoya el empleo femenino en un señalado día conocido como Día Internacional de la Mujer Trabajadora, el 8 de Marzo.

La OIT, por su parte,  es un organismo que tiene como uno de sus objetivos un trato igualitario para hombre y mujeres en el trabajo, para ello cuenta con los siguientes instrumentos: convenio sobre igualdad de remuneración de 1951, convenio sobre la discriminación,¡ de 1958 y el convenio sobre los trabajadores con responsabilidades familiares de 1981.

http://www.ilo.org/global/standards/subjects-covered-by-international-labour-standards/equality-of-opportunity-and-treatment/lang–es/index.htm

Las mujeres poco a poco han ido encontrando su hueco en el mercado de trabajo, haciendo prácticamente suyos algunos sectores como el sector servicios. A pesar de esto las condiciones en las que tienen que trabajar a veces no son las mismas.

Por ejemplo, la cuestión del empleo vulnerable, entendemos por empleo vulnerable aquellos trabajos familiares y por cuenta propia, con ingresos inadecuados, baja productividad y condiciones de trabajo difíciles. Según el Banco Mundial, las mujeres tienen más probabilidades de trabajar en empleos vulnerables en Asia meridional y Oriente Medio y Norte de África.

http://databank.worldbank.org/Data/Views/Reports/Chart.aspx

En ese enlace podemos encontrar el gráfico que representa como en Europa y en Asia Central el porcentaje de personas con un empleo vulnerable es igual (23% aproximadamente) tanto para hombres como para mujeres. En la misma situación se encuentra América Latina y el Caribe pero con un porcentaje mayor para ambos sexos (30%). La diferencia es mayor en el Norte de África y en Medio Oriente donde un 31% de los hombres  y un casi 50% de las mujeres que trabajan tienen  un empleo vulnerable.  Este porcentaje es mayor en el Sur de Asia  con un 78% y 85% para los hombres y las mujeres respectivamente. De estos datos se deduce que la mayoría de los empleos vulnerables en el mundo están ocupados por mujeres debido al rol familiar y doméstico que tienen la mayoría de ellas asignados.

Las mujeres no son sólo las afectadas por esta desigualdad, en la misma o similar situación se encuentran las personas mayores de 45 años,  los inmigrantes y los discapacitados.  En los últimos años, en general, se ha producido una evolución favorable pero, no por ello debemos relajarnos, ni tampoco olvidar que cada vez existen más medios que sólo nos proporcionaran ventajas. Ejemplo de ello son las tecnologías de la información, a través de las cuales las mujeres irán ocupando puestos en todos los rangos, desde los técnicos de programación hasta los puestos de responsabilidad y toma de decisiones.

Anuncios

8 pensamientos en “GÉNERO Y EMPLEO EN EL MUNDO

  1. Desde mi punto de vista hay una clara desigualdad en el ámbito laboral en cuestión de sexo, es decir, las mujeres, por el simple hecho de ser el sexo femenino no gozan de las mismas posibilidades de acceder a un puesto de trabajo que los hombres.
    Lo mejor de esto es que hay una gran lista de fuentes de regulación que recogen el derecho a la igualdad y no discriminación, como la OIT, la Unión Europea, el Derecho Europeo, el Tratado de la Unión, el Consejo, la Constitución Europea, la Constitución Española, la Ley de Empleo… y a pesar de ello sigue existiendo esta desigualdad.
    Las mujeres sufren esta desigualdad a la hora de encontrar un empleo, es decir, a la hora de acceder al mercado laboral, que como he dicho antes no obtienen las mismas oportunidades que los hombres, ya que a la mujer siempre se le ha asignado el tema de ser ama de casa, tenerse que dedicar a la casa y a los hijos mientras el marido trabaja… una idea muy equivocada y machista, ya que el hombre también puede dedicarse al hogar y a los hijos de la misma forma que las mujeres.
    Por todo esto las mujeres ocupan más trabajos vulnerables que los hombres, es decir, como han comentado mis compañeras, trabajos familiares, por cuenta propia, con bajos salarios, bajas condiciones de trabajo… y en muy pocos casos las mujeres ocupan puestos de trabajo de elevada responsabilidad, es más, siempre los medios de comunicación y la vida real nos han enseñado que el hombre es el jefe y las mujeres las secretarias, yo jamás he conocido el caso contrario, jefa y secretario. Hubo una noticia que leí hace tiempo que hablaba que había más descuidos en seguridad y salud laboral en mujeres en comparación con los hombre, además de las malas condiciones de trabajo, por el estrés, acoso sexual, discriminación, la doble tarea de trabajo y hogar…
    Y por último, otra tema que “echa para atrás” a muchos empresarios es que las mujeres por naturaleza, son las que se quedan embarazadas, y durante los últimos meses del embarazo y los primeros meses del bebe no pueden trabajar y aparte de que siguen cobrando (aunque no lo mismo), tienen que buscar a alguien que las sustituya y pagarle a esta persona también.

  2. La posibilidad de la mujer a la hora de acceder a un puesto de trabajo es menos favorable con respecto al hombre. A pesar de que hoy en día la sociedad ha avanzado muchísimo dadas las tecnologías que existen y, sobre todo, el cambio de mentalidad, todavía existen desventajas en lo que a la mujer se refiere en el mundo laboral.
    Como bien se menciona en el texto, en unos países la mujer está más integrada que en otros e incluso vetada. Esta prohibición de la mujer de acceder a un puesto de trabajo remunerado se produce en países pocos desarrollados, donde tienen un pensamiento más tradicional. La mujer al igual que el hombre debe sentirse realizada y no sólo dedicarse al trabajo domestico y al cuidado y crianza de los hijos, ya que el hombre también esta capacitado para realizar dicha tarea,
    En base a la actual coyuntura económica, se hacen suficiente vivir cómodamente con una sola fuente de ingreso en la unidad familiar, con lo que pienso que la mujer puede y debe aportar económicamente y tener un trabajo tan digno como el del hombre.

  3. Es evidente que por mucho que haya cambiado la situación de las mujeres en los últimos tiempos, seguimos estando en desventaja con respecto al hombre en el mercado laboral.
    En primer lugar, el acceso al empleo se nos dificulta por lo que la mujer suele trabajar en empleos vulnerables que le permiten una mejor conciliación con su vida personal. Debido a esta dificultad, es lógico que algunas mujeres acepten trabajos más precarios debido a la necesidad de obtener ingresos.
    Además, en el caso de las mujeres que trabajan en puestos de trabajos iguales que a lo de los hombres, sigue existiendo diferencia salarial y además nos encontramos con un “techo de cristal” que en muchas ocasiones impide que las mujeres podamos acceder a puestos de alta dirección. Esta dificultad se debe en muchas ocasiones a que se tiene una concepción equivocada de que la mujer es más sensible y por eso no está cualificada para aguantar la presión de ostentar un alto cargo. Además, el hecho comentado por mi compañera de que hay un pensamiento de que no se rendirá lo mismo debido a la maternidad y las ausencias por esta causa.
    Otro problema con el que nos encontramos es el de la conciliación ya que la mujer suele cargar con el peso del hogar y de las cargas familiares que le impide en gran medida optar a trabajos a jornada completa o con mucha responsabilidad. Por ello pienso que sería útil adoptar políticas y medidas que ayuden a las mujeres en este aspecto y financiar en mayor medida los organismos públicos para que puedan contar con ayuda externa a la hora de llevar el hogar y le permita trabajar sin dificultades.
    Por lo tanto, es imprescindible que no se dé por conseguido el tema de la igualdad de sexo y se siga trabajando en el tema hasta que dicha igualdad sea plena.

  4. Creo que hoy día todavía existen muchas desigualdades sufridas por las mujeres en el mercado laboral, está claro que hombres y mujeres desempeñan roles diferentes tanto en el ámbito familiar como en el ámbito social y laboral. En el mercado de trabajo de los países desarrollados se observa una acusada segregación ocupacional (tanto horizontal como vertical) a la vez que importantes desigualdades salariales entre hombres y mujeres. Las consecuencias de estas diferencias laborales se manifiestan a todos los niveles: económico, social, laboral, familiar, de salud,etc, quedando siempre las mujeres en una situación de desventaja.

    En el ámbito económico, profesional y laboral siempre se han venido otorgando funciones y papeles distintos a los hombres y a las mujeres.
    Las teorías, los enfoques y los argumentos utilizados en la valoración del desarrollo económico se suelen centrar básicamente en indicadores que analizan la producción de bienes y servicios para el consumo, pero ignoran el trabajo de carácter reproductivo no remunerado que ejercen las mujeres en sus familias y hogares. Este hecho se refleja incluso en los conceptos más amplios de desarrollo que incluyen “el logro de la autoestima, de la dignidad, de la integralidad de todos los sectores y no sólo el crecimiento del PNB”. La consecuencia es que las funciones de cuidado de hijos, la atención de personas mayores, etc. no son valoradas y registradas adecuadamente, y no son tomadas en consideración a la hora de adoptar políticas para lograr un desarrollo más justo.

  5. En el mundo laboral existe bastante desigualdad con respecto a los dos géneros, son siempre las mujeres quienes se ven perjudicadas por dicha situación. Aunque se haya producido una entrada masiva de la mujer al mercado laboral, hay que decir también que el reparto del empleo entre hombres y mujeres sigue siendo muy desigual. Las mujeres siguen teniendo grandes dificultades y encontrándose con bastantes obstáculos para acceder al empleo.
    Un factor determinante es la precariedad en el empleo de las mujeres, con respecto a sus tipos de contrato, jornada o condiciones salariales. En cuanto a los trabajos temporales es superior en el género femenino que en el masculino. Por otra parte, el trabajo en la economía sumergida sin las condiciones laborales mínimas siguen estando considerablemente feminizados.
    En relación a la formación, se puede decir que se trata de un factor que facilita la integración al mercado laboral, pero se demuestra que las mujeres aun teniendo misma formación o superior a los varones, siguen teniendo grandes dificultades para acceder a un empleo remunerado y claro, a salarios más altos. Los salarios de las mujeres suelen ser en torno al 30% menos que el de los hombres. Todo esto se ve más acentuado en el sector privado que en el público.
    Pese a las leyes creadas para paliar la desigualdad entre géneros, ésta sigue siendo existente en la actualidad.

  6. Siempre ha estado claro que la mujer posee en el mercado de trabajo una posición más baja que el hombre, pero a pesar de ello a lo largo de los años, cada vez más estas barreras se han ido superando, cosa que en principio parecía descabellado. Está claro también que dependiendo del país que hablemos la mujer alcanza una posición más ventajosa o en desventaja y causa de ello puede ser por ejemplo la religión. Lo que podemos ver hoy día es que mujeres con el mismo puesto de trabajo que los hombres cobran menos, y quizás las mujeres en algunos casos sean incluso más eficientes que éstos. La misma costumbre de los países hacen que se dé esta situción, por el tema de que la mujer “normalmente”, es la que asume el cargo de la casa y del cuidado de hijos, pero esto es algo que debería cambier, y que bajo mi punto de vista ya está sucediendo, muy lentamente, pero al fin y al cabo sucediendo.

  7. Tal y como dice el texto la desigualdad en el mercado de trabajo existe y como nos dice no es una cuestión nacional sino que afecta a todas la regiones del mundo, aunque a algunas más que a otras.
    Las mujeres percibimos menores ingresos por realizar los mismos trabajos que los hombres la mayoría de las veces, menos mal que hoy en día se está luchando con esta lacra que arrastramos desde siempre y las organizaciones mundiales como la Organización Internacional del Trabajo luchan contra esto con programas como el “Programa de Trabajo Decente”, donde se promueve a que en los países miembros los trabajadores obtengas ingresos en igualdad de condiciones para hombres y mujeres.
    Hoy en día además de la diferencia salarial, la mayoria de las mujeres están subrepresentadas en las juntas directivas de todo el mundo, y en los países en desarrollo, las mujeres somos la gran mayoría de los trabajadores pobres del mundo, ya que tenemos ingresos más bajos y estamos más afectadas por el desempleo a largo plazo.
    Aún persisten normas sociales que asignan un papel determinado por razones de sexo, esto explica que haya 18 millones de mujeres empleadas de hogar en América Latina por ejemplo.

  8. La cuestión de la desigualdad en el empleo entre hombres y mujeres y uno de los temas que siempre están en el punto álgido de la actualidad. Y claro está que es por su importante repercusión en el sector femenino del mercado laboral.
    Siempre la mujeres por el hecho de su condición humana se ha encontrado en desventaja con respecto al hombre en el mercado de trabajo. Claro es que ya no está la situación como estaba en años anteriores, la cual a mejorado notoriamente.
    Muchas son las fuentes normativas que regulad dicha igualdad en el mercado laboral desde distintos organismos, tanto a nivel mundial, autonómico, nacional… Pero aún así se siguen notando las desigualdades de estos dos colectivos.
    El gran ejemplo lo tenemos en el fenómeno del techo de cristal, el cual no tiene una teoría muy demostrada del por qué de este fenómeno.
    Esperemos que dichas políticas y normativas que fomentan esta igualdad tarde o mejor que mejor temprano vean sus frutos y que dentro de unos años no tengamos que hablar de igualdad en el mercado de trabajo, ya que se estará dando por hecho de que se está cumpliendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s