CONSUMO Y RECURSOS NATURALES

ImageEl consumismo hoy domina la mente y los corazones de millones de personas, sustituyendo a la religión, a la familia y a la política (José Santamarta, Director de World Watch). El consumo compulsivo de bienes es lo que está produciendo una degradación ambiental que afecta a todo el mundo.

Los cambios tecnológicos que se han ido produciendo en la actualidad han hecho que se produzca más bienes de los que se demanda, es decir que existe una oferta mayor de lo que realmente se necesita. “El consumo y el crecimiento económico sin fin es el paradigma de la nueva religión, donde el aumento del consumo es una forma de vida necesaria para mantener la actividad económica y el empleo”. (José Santamarta, Director de World Watch)

La llamada economía de los materiales se basa en el proceso extracción-producción-distribución-consumo-descartes. Este es un sistema en crisis ya que es un sistema lineal, y para que esto funcionara deberíamos vivir en un planeta con recursos ilimitado. Ya que este no es el caso, este proceso no funciona correctamente e irá trayendo consigo  graves problemas de forma lenta pero continua.

 Es lógico que es imprescindible para la satisfacción de las necesidades humanas que se produzca un consumo de bienes y servicios, pero en el caso de la sociedad actual encontramos que hay un consumo medio de 7000 euros por persona al año, es decir que nos encontramos ante una situación clara de consumismo.  Esta situación nos lleva a plantearnos que es necesario que exista un consumo más lógico y racional, de forma que se reduzcan o se supriman aquellos bienes más contaminantes o innecesarios. Está claro que, hoy en día, este paso tan crucial no lo está dando “nadie´´, y sobretodo mucho menos políticos y grandes corporaciones, ya que un frenazo en seco del consumo podría agudizar la crisis económica que hoy en día sufrimos.

Pero hablemos de cifras, según José Santamarta, Directos de World Watch:

–          Hay 1.700 millones de consumidores y 2.800 millones de pobres.

–          En el mundo actual, 1.728 millones de personas conforman la sociedad de consumo, el 28 % del total de la población:

  • 242 millones viven en Estados Unidos (el 84% de su población).
  • 349 millones en Europa Occidental (el 89% de la población).
  • 120 millones en Japón (95%).
  • 240 millones en China (apenas el 19% de su población).
  • 122 millones en India (12%).
  • 61 millones en Rusia (43%).
  • 58 millones en Brasil (33%).
  • sólo 34 millones en el África subsahariana (el 5% de la población).

–          En total en los países industrializados viven 816 millones de consumidores (el 80% de la población) y 912 millones en los países en desarrollo (sólo el 17% de la población del Tercer mundo).

–          Mientras los 1.700 millones de consumidores gastan diariamente más de 20 euros, hay 2.800 millones de personas que tienen que vivir con menos de 2 euros diarios (lo mínimo para satisfacer las necesidades más básicas) y 1.200 millones de personas viven con menos de 1 euro diario en la extrema pobreza. Mientras el estadounidense medio consume cada año 331 kilos de papel, en India usan 4 kilos y en gran parte de África menos de 1 kilo. El 15% de la población de los países industrializados consume el 61% del aluminio, el 60% del plomo, el 59% del cobre y el 49% del acero. Cifras similares podrían repetirse para todo tipo de bienes y servicios.

Suponiendo que los hábitos de consumo de los 1700 millones de consumidores se extendiesen hacia la totalidad de la población, la situación no sería sostenible ya que el consumo de los recursos sería masivo.

 Image

Atendiendo a todo lo comentado con anterioridad, ¿hay algún sistema político que intenten solucionar este grave problema? Pues pensamos que no; están las infinitas reuniones internacionales que pienso que no sirven de mucho hoy en día. A la vista está.

De igual manera la responsabilidad es de todos y cada uno de nosotros. Lo que hay que hacer es mentalizarse de que los recursos naturales se acaban, y cuando se acaben no habrá solución disponible.

A continuación os dejamos en enlace de un vídeo muy interesante que tiene mucha relevancia con este tema del consumo, que se titula la historia de las cosas. Este vídeo presenta una mirada dinámica y fundamentada sobre el lado oscuro de nuestros patrones de producción y consumo y hace un llamado a que nos unamos para crear un mundo más justo y sustentable.

http://www.youtube.com/watch?v=ykfp1WvVqAY

Anuncios

5 pensamientos en “CONSUMO Y RECURSOS NATURALES

  1. Pienso que no somos realmente conscientes de este problema, que se nos plantea, si no, actuaríamos de inmediato, tanto a nivel de individuo, como a nivel de mandatarios y gobiernos, cambiando nuestro sistema de vida o adaptándolo de una manera mas respetuosa con el medio, estamos hablando de una problemática muy profunda como es el fin de los recursos que utilizamos, ésto supondría que no tendríamos la oportunidad de dicha adaptación de sistema productivo, tendríamos que funcionar con uno nuevo que se establecería de forma obligatoria

    Bajo mi punto de vista, la sociedad ha alcanzado unos niveles de desarrollo y evolución de una forma mas rápida de la que el planeta estaba preparado, en este ultimo siglo hemos evolucionado mas que en varios anteriores, y estamos pagando las consecuencias de ésto

    Una vez mas pienso que el ser humano se mueve por el beneficio e interés propio, sin importar a costa de qué o quién sea, y en este caso se trata de nuestro planeta

  2. Esta claro que este es un problema muy importante y al que no se le presta especial atencion por tener una mentalidad un tanto “egoista”, y me explico, muchas de esas persona que en el post denominais como “consumistas” piensa que como mientras ellos vivan seguiran existiendo recursos de sobra para continuar este proceso productivo que se ocupen las generacion futuras de solucionar los posibles problemas.
    Asi que para poder cambiar nuestro sistema de consumo seria necesario cambiar la mentalidad de los paises consumistas y despues llevar a cabo las reformas necesarias para materializar dicho cambio.

  3. El consumo masivo es algo que nos afecta a todos y en gran medida, y algo que deberíamos tener muy presente en estos momentos. Vivimos en un sistema que nos incita a consumir para cualquier movimiento que hagamos, pero pienso que el límite del consumo también está en cada persona. Debemos saber diferenciar entre lo que son necesidades y caprichos, cosa que hacemos poco, y además debemos concienciarnos que vivimos en un mundo finito en el que o nos controlamos, o esto va a acabar muy, pero que muy mal. Debemos de aprender de nuevo a darle valor a otras cosas que también importan y que hemos ido dejando de lado como si fueran insignificantes y para las que alomejor, no hace falta consumo ni hacerle daño a los recursos naturales, como puede ser la familia, para dar un paseo no es necesario llevar las mejores zapatillas deportivas ni el mejor chándal del mercado, también nos valdría uno más corriente, de ahí mi inciso en que a pesar de que vivimos en una sociedad que nos obliga a consumir tenemos que saber diferenciar entre lo que realmente necesario y lo que no.

  4. El tema del consumo y los efectos en el cambio climático es un tema ineludible. Por un lado necesitamos consumir para crear empleo pero por otro, como bien se dice en el artículo, el exceso de consumo nos está haciendo llevar el mundo a la ruina. Consumimos más de lo que necesitamos y en el actual sistema que nos encontramos en imprescindible para crear riqueza, más aún en los momentos que atravesamos a ver quien se opone a consumir. En las cumbres que se realizan a lo largo del mundo para intentar frenar el calentamiento global no tienen nunca buenos resultados y es porque nadie quiere quedarse atrás, nadie quiere dejar de ser competitivos. Pero es una cuestión muy seria, estamos hablando de la casa de todos. Como dicen los expertos si todo el mundo consumiera como por ejemplo España se necesitarían 3 planetas, cosa que no tenemos. ¿Quien le va a decir a China, India o Brasil que ellos ahora no pueden producir como nosotros? Nadie, por lo tanto, o cambiamos la forma de producir o esto se va al garete.

  5. Estamos inmersos en una sociedad que vive por y para el consumo. Cada día tenemos nuevas y mayores necesidades, estamos rodeados de publicidad, marketing y demás. No somos conscientes a nivel individual del daño que nos hacemos, parece que nuestra felicidad depende de tener cada día más y mejor, es penoso, pero es la realidad.
    En relación a nuestro ecosistema el destrozo que estamos haciendo es irreparable. Nuestro planeta no está preparado para el ritmo de producción y el consumo de materias naturales que hacemos. Aún así lo seguimos viendo como un problema futuro. La sociedad no está lo suficientemente concienciada de que si no actuamos ahora, el día de mañana será demasiado tarde.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s