DIFICULTAD LABORAL FEMENINA

  La igualdad de género hace referencia a la igualdad de derechos y de oportunidades y de trato entre las mujeres y hombres, es decir los derechos de las personas, sus responsabilidades, su situación social, su acceso a los recursos y el control que ejercen de los mismos no depende del sexo con el que se nace. Es decir, ambos sexos deben desarrollar sus aptitudes personales y tomar decisiones sin que existan límites de estereotipos o perjuicios sobre las funciones de cada uno o las características propias.

  Aunque se han conseguido grandes avances en esta materia de la igualdad y la mujer está más integrada en el mercado de trabajo, sigue existiendo la brecha salarial entre ambos sexos. Sí es cierto, que la brecha entre ambos sexos en términos de población activa se ha visto disminuida debido al mayor acceso de la mujer al mercado de trabajo. Centrándonos en la época de crisis, la brecha salarial de género ha declinado en la mayoría de los países, lo que no significa que la situación de las mujeres sea mejor.

Image

  Un análisis de empleo llevado a cabo por la OIT revela que las mujeres encuentran más dificultades de acceso al empleo regular asalariado, además de que suelen ganar menor que los hombres realizando el mismo tipo de trabajo.

  Es importante mencionar con respecto al trabajo de la mujer, que debido a la carencia de un empleo regular a tiempo completo, un gran número de ellas recurre a alternativas como el empleo independiente, el trabajo intermitente, el trabajo a tiempo parcial, el trabajo doméstico, trabajo en empresas familiares o trabajos con características precarias. Además, tienen más posibilidades de trabajar en la economía informal con empleos situados al margen del marco jurídico o reglamentario y caracterizado por un bajo nivel de protección social y una gran precariedad. Hay cierto tipo de mujeres que se encuentran más expuestas a las desigualdades como pueden ser las mujeres rurales, aquellas que trabajan en la economía informal, las mujeres inmigrantes, mujeres de mayor edad y las que padecen algún tipo de capacidad.

  La incorporación masiva del sector femenino al mercado de trabajo ha dejado entrever desigualdades, como por ejemplo que las mujeres se dediquen a puestos de trabajos cuyas categorías profesionales son más bajas que la de los hombres o que tengan acceso a puestos considerados como “femeninos”

  Algunas razones que pueden ocasionar que las mujeres se dediquen en mayor medida a este tipo de trabajos es que debido a estas desigualdades y la dificultad de acceso al empleo, las mujeres acepten trabajos más precarios y con peores condiciones que los hombres con tal de poder realizar algún tipo de trabajo. Además entra en juego el aspecto de la conciliación con su vida personal, debido a que las mujeres suelen dedicar mayor tiempo al trabajo doméstico y a la familia, lo que le dificulta muchas veces la conciliación con su trabajo.

Image

  Según la OIT, es necesario “un esfuerzo de colaboración entre las organizaciones comunitarias formadas por quienes trabajan en la economía informal y los representantes solidarios de las organizaciones no gubernamentales, la investigación, del sector privado y de desarrollo internacional a fin de que los segmentos más vulnerables de la sociedad puedan aprovechar las oportunidades que les ofrece el mercado en la economía informal” (OIT 2007). Además la OIT señala “numerosas iniciativas comerciales justas o éticas según las cuales se crean redes y alianzas entre empresas y/u ONG de los países industrializados y productores locales de los países en desarrollo a fin de incrementar el acceso de los pequeños productores informales a los mercados internacionales, promover mejores condiciones comerciales, una mejor remuneración y una mayor sensibilización de los consumidores (OIT 2007). Además según el Director Ejecutivo para el empleo de la OIT, José Manuel Salazar-Xirinachs, “Las políticas dirigidas a reducir las disparidades de género pueden mejorar significativamente el crecimiento económico y los niveles de vida. En los países en desarrollo pueden contribuir de manera considerable con la reducción de la pobreza”.

  Para finalizar, como conclusión podemos decir que aunque la situación laboral de las mujeres ha cambiado mucho en los últimos tiempos, no ha sido suficiente para que se consiga la igualdad plena con los hombres. Por lo tanto, ¿qué otras acciones se pueden llevar a cabo para que se vaya eliminando esas diferencias? En nuestra opinión sería efectivo un cambio de conciencia, es decir, de prejuicios de género para que la sociedad sea consciente de que no existe dicha diferencia. Además según la OIT, sería efectivo implantar programas que promuevan la repartición de responsabilidades familiares entre sexos o medidas que ayuden a eliminar el impacto negativo de la interrupción de la actividad laboral. También añade que sería efectivo realizar campañas de sensibilización para cambiar los estereotipos de género y para que se garantice una legislación contra la discriminación, así como que se implanten medidas o ayudas para que la mujer tenga mayores facilidades para conciliar su vida laboral y personal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s