LA ECONOMÍA SUMERGIDA EN ANDALUCIA

La economía sumergida en la Comunidad de Andalucía asciende a más de 29.000 millones de euros, lo que representa un 6,6% de la bolsa de dinero negro existente en nuestro país. La economía sumergida en España se sitúa en el 23% del PIB, lo que supone un montante de 208.000 millones de euros.

1

Según los datos proporcionados por el INE, la provincia andaluza que concentra el mayor volumen de economía sumergida (24%) es Sevilla, con casi 7.000 millones de euros, seguida por Málaga y Cádiz, con 5.478 y 4.415 millones de euros, respectivamente.

Las provincias de Granada y Almería, por su parte, acumulan una bolsa de fraude superior a los 2.900 y 2.600 millones, respectivamente, seguidas de Córdoba, con cerca de 2.600 millones y Jaén, con más de 2.000 millones. La última posición en volumen de economía sumergida corresponde a Huelva, con 1.935 millones de euros.

2

La economía sumergida se ve afectada por una gran cantidad de factores entre los cuales destacan los siguientes: la presión fiscal y las contribuciones a la Seguridad Social; la regulación de la economía regular; las jubilaciones anticipadas; el desempleo; la baja moralidad y principios éticos de la población. Por tanto, no solo factores económicos determinan el volumen de la economía sumergida, sino también factores institucionales y factores sociológicos.

Se está comprobando cómo la competencia desleal realizada desde la economía sumergida está ahogando a los profesionales que no pueden luchar en igualdad de condiciones, al tiempo que se crea una imagen profesional degradada por la baja calidad de los servicios, los problemas de seguridad en las instalaciones que se plantean y la nula garantía de las mismas ante la actuación de «empresas ilegales».

Por lo tanto se pide igualdad de todos ante la Ley, ya que es socialmente injusto que las pequeñas empresas y los autónomos paguen sus impuestos y contribuyan de esta manera a mantener el estado de bienestar y tengan que competir con otros trabajadores «intrusos» y «empresas piratas» que no cumplen con sus obligaciones.

3

Cuanto mayor sea la presión fiscal, mayores distorsiones se introducen sobre la economía, que alteran las decisiones de ocio-trabajo de los individuos. Además, mientras mayor sea la diferencia entre el coste salarial y el salario efectivo que reciben los trabajadores, mayor espacio existe para la economía sumergida.

Cuanto mayor sea esta regulación de las actividades económicas por parte del sector público, mayores son los costes recuperables asociados a la producción regular, por lo que mayor espacio hay para desarrollar de forma sumergida estas actividades. Así, el exceso de regulación no solo tiene efectos negativos directos sobre la actividad económica, sino que también tiene efectos negativos indirectos al desplazar actividad regular a actividad sumergida.

Igualmente, el exceso de regulación en el mercado de trabajo que incrementa los costes laborales, una elevada tasa de paro, así como las prejubilaciones, recuérdese el caso de Delphi, son factores que aumentan la economía sumergida. Incluso otros elementos institucionales, tales como la reducción de la jornada laboral, se han probado que también tienen un efecto positivo sobre la economía sumergida, de forma similar a la existencia de trabajo a tiempo parcial.

 

  • Bibliografía:

http://www.ioncomunicacion.es/noticia-print.php?id=1780

http://www.diariodesevilla.es/article/economia/91919/la/economia/sumergida/andalucia/asciende/millones/euros.html

  • Fotografías:

http://www.libertaddigital.com/economia/la-economia-sumergida-ha-ido-a-la-baja-en-espana-y-al-alza-en-andalucia-desde-1990-1276397927/

Anuncios

8 pensamientos en “LA ECONOMÍA SUMERGIDA EN ANDALUCIA

  1. La economía sumergida es un tema muy interesante de analizar porque esconde detrás de él una conciencia que sustenta a las democracias mas antiguas y fuertes del mundo, la conciencia de Estado. Conciencia de Estado significa ser consciente de que el Estado somos todos, ese ente intangible que en éste país lo conforman 47 millones de personas, 8 de ellos andaluces.
    En los países nórdicos y algunos centroeuropeos existe una fuerte convicción de que el estado son todos, que forman parte de él y que todos tienen que aportar para que éste funcione. Se pagan muchos impuestos y tienen un carácter progresivo más importante que aquí y por eso aportar al Estado no está mal visto, porque se revierte en la sociedad de una manera más justa. Y si alguien defrauda no se asombren, el vecino les denuncia por estafar al Estado, por estafar a su propio vecino.
    Sin embargo en España y quizás más aún en Andalucia no tenemos esa actitud. Nos solemos excusar en que la picaresca del sur nos hace tomar esa actitud de escabullirnos y no pagar, y a diferencia del noruego que denuncia a su vecino aquí se intenta emular esa hazaña de esquivar a la Hacienda Pública. Seguramente esta actitud esquiva no sea casualidad y sea fruto de lo que ha sido siempre la sociedad andaluza, una sociedad en donde ha habido mucho señorito andaluz y mucho jornalero. Figuras enfrentadas por naturaleza porque el que manda es rico y el que trabaja es el pobre y no es el rico quien más paga y el pobre quien mas lo disfruta. Más allá de otros factores como puedan ser los altos impuestos o la competitividad entre empresas por salir a flote creo que la componente Historia tiene mucho que ver aquí, la historia de lo que ha sido la sociedad Andaluza.

  2. Todos sabemos que existen multitud de procedimientos para tratar de ocultar la actividad económica: cobros y pagos en efectivos, contabilidad ficticia, contratación irregular de trabajadores o subcontratación de empresas, entre otros.
    Los motivos que llevan a ello son principalmente la elusión de obligaciones y el ahorro de costes laborales.
    En Andalucía existe un gran porcentaje de empleo irregular, debido entre otras cosas a la estructura de actividades productivas más proclives a este tipo de empleo. La agricultura, la hostelería, la confección en serie o el servicio doméstico son ejemplos de ello.
    Otro de los principales sectores con mayor fraude fiscal en el dedicado a la compra- venta de empresas constructoras e inmobiliarias. Estiman que el 75,3% de los arrendamientos en la comunidad andaluza son alquileres sumergidos, lo que se corresponde con alrededor de 167.380 alquileres.
    Otro de los focos se encuentran en las pequeñas empresas, ya que aquellas que facturan menos de 4,7 millones de euros o cuentan con menos de 50 trabajadores no tienen que auditar sus cuentas.
    Entre los efectos que provoca, además de la competencia desleal, los principales indicadores económicos también se ven alterados por la presencia de economía sumergida. De esta manera, valores del PIB, la Renta Nacional o la tasa de consumo se encuentran subestimados, mientras que indicadores como la tasa de desempleo y de inflación estarían sobrestimados.
    Se da también un empeoramiento de las condiciones laborales de los trabajadores, haciendo el trabajo más precario.
    Aún así existe una gran permisividad y aceptación social de la economía sumergida.

  3. En mi opinión, considero que la económica sumergida afecta muy negativamente al crecimiento de no sólo Andalucía, si no de cualquier otra comunidad, y cualquier país, en nuestro caso España. Esto sucede por el deficiente control por parte de los poderes públicos de las autonomías como del gobierno central, ya sea por falta de medios humanos o por una deficiente organización de los recursos existentes.
    Si los que nos gobiernan hicieran sus funciones de una forma efectiva y eficaz, no habría economía sumergida, y no la habría aún con mayor seguridad, si a éstos que están en el poder no les beneficiara de alguna manera. Es necesario poner en marcha planes que frenen esta situación, con una mayor actividad de los inspectores de empleo, por ejemplo.
    Por un lado critico la economía sumergida, pero por otro la defiendo. Me explico. Muchas familias de nuestra comunidad gracias a la económica sumergida pueden llevar el pan a sus familias, y poder sobrellevar la dura situación en la que nos encontramos actualmente. Como sabemos, Andalucía es una de las comunidades autónomas más castigadas por la crisis, tiene un nivel de desempleo elevadísimo. De ahí, que para erradicar esta situación, y para que tanto ciudadanos como hacienda, que es a quien se defrauda salgan ganando, las prestaciones deberían de convertirse en contraprestaciones, es decir toda subvención o subsidio debe llevar aparejada una contribución a trabajos sociales, cursos de formación o cualquier tipo de trabajo, de manera que se potenciarian las políticas de empleo activas.
    La subvenciones sin contraprestación, lo único que fomentan es el desempleo y no incentivan la búsqueda de empleo. Esto es así, porque tengo conocidos que como la ayuda que les dan es superior a lo que ahora mismo hay en el mercado, deciden no buscar o rechazar empleos, porque con esa ayuda se vive mejor, y esto tampoco es justo. De manera que si se proporciona una ayuda o subsidio, a cambio se realizarán cursos de formación, si no, no se cobra el desempleo. De esta manera, se evitaría el trabajo en negro, fomentando la búsqueda activa de empleo.

  4. El tema de la economía sumergida no es nuevo, viene desde muy lejos, y ahora en tiempos de crisis cobra aún más protagonismo. Es un tema que cualquiera de nosotros seguro hemos visto bien de cerca en alguna ocasión. Un ejemplo para mostrar este tipo de situaciones es cuando nos disponemos a comprar o necesitamos la ayuda de algún profesional por cualquier problema, y a la hora de realizar el pago se realiza la típica pregunta…. ¿Con IVA o sin IVA?… si quieres factura tiene que ser con IVA….y entonces el precio sube….En este momento es cuando surge el problema, ya que en muchos casos, para ambas partes es beneficioso no aplicar el impuesto, tan castigado y aumentado en los últimos tiempos. Pero claro si es bueno para ambos……
    En clara vinculación con el ejemplo anterior, encontramos el caso de las personas que realizan actividades profesionales sin estar dadas de altas en la Seguridad Social, y por tanto no poseer un contrato de trabajo, con las consecuencias jurídicas que ello puede acarrear. A la hora de buscar posibles soluciones, siempre se habla de que los impuestos en España para la clase media-baja son demasiado altos, en contraposición a los más pudientes que tributan sus riquezas a porcentajes mucho más bajos. Creo que medidas como subir el IVA, solo hace que el problema sea aun más grave…. Por lo tanto, como posibles soluciones sería la de aplicar unos porcentajes menores en determinados impuestos, para que así se puedan realizar bajo los cauces legales, a la misma vez que unas sanciones ejemplarizantes para todo aquel que incumpla con la normativa.

  5. Que la economia sumergida existe es algo que no ocurre desde que comenzo la crisis, esta ha existido y pienso que existira desde siempre incluso en épocas de bonanzas.
    De hecho muchas investigaciones aseguran que el crecimiento más fuerte esta vinculado al boom inmobiliario anterior a la crisis, y en mi opinion creo que en épocas de crisis es cuando menos les interesa a los trabajadores el trabajar sin contrato ya que estos suelen tener contratos normalmente y más aún con la reforma laboral de corta duración y por lo tanto lo poco que puedan cotizar para poder luego acceder a cualquier tipo de ayuda les conviene. Más relacionada estará con los pequeños empresarios y los autónomos que se ven afectados a una presión fiscal muy grande para los tiempos que corremos de disminución de la demanda por parte de los consumidorse y que hace su situación un poco insoportable y tiene que hacer recortes en sus costes de alguna forma.

  6. Muy de acuerdo con alguno de los comentarios de mis compañeros, en que esto es un gran problemas para la economía y sociedad. La economía sumergida es algo que siempre ha estado presente a la sombra de nuestra economía, en menor o mayor medida. Pero en los tiempos que corre la economía sumergida es la que sufre mayor impacto, bien sea por instinto de supervivencia de los más débiles o bien por lucrarse se la desgracia de otros. Como ya comenta mi compañero la reducción de jornada de trabajo es una de las causas que propicia el aumento de la economía sumergida. Muchos empresarios reducen las horas de cotización de sus empleados y las horas extras son pagadas de forma fraudulenta, para así con ella evitar el pago de las contingencias que dichas horas derivan.
    Quien más tiene poder para controlar este fenómeno es el Estado, mediante un sistema de políticas que hagan que la economía sumergida sea una tentadora salida y que la legalidad sea el camino más atractivo para todos.
    Pero claro está que las últimas medidas no son las más acertadas para la lucha de éste, ya que la subida del IVA hará que la economía sumergida aumente en mayor medida.

  7. No cabe duda de que la economía sumergida es un problema que siempre ha existido y desde mi punto de vista será casi imposible que deje de existir ya que principalmente viene originado por la ideología y cultura de la población. Cierto es que el Estado podría hacer mucho más por su parte para disminuir este tipo de actividad, puesto que por ejemplo el número de inspectores de trabajo por provincias es bastante escaso para poder llevar un control exhaustivo de la actividad laboral, por lo que aunque exista una normativa con sanciones en este ámbito, si no existen medios para aplicarla, estamos en la misma situación.
    Por otro lado, pienso que el mayor problema no se encuentra en las empresas que llevan a cabo contabilidades fraudulentas, sino en empresas o autónomos que ejercen actividades sin estar realmente registrados, como por ejemplo los casos más a la vista de albañiles que se dedican a hacer “chapuzas” o las actividades de limpieza del hogar y cuidado de personas. Quizás en este tipo de actividades sea más difícil llevar un control por parte de las autoridades. Gran parte del problema de esto lo tiene el propio Estado, que debido a sus actuaciones y sobre todo ante la crisis que atravesamos hace que las familias tengan que buscar recursos económicos fuera de la legalidad para poder subsistir.
    Por último destacar, que los propios políticos no dan ejemplo alguno a la sociedad para cambiar la mentalidad ante los fraudes, ya que como están saliendo a la luz sobre todo en los últimos años, ellos son los primeros que teniendo abundantes recursos económicos comenten actos de fraudes financieros y lo que es más grave aún, vemos como en muchos casos quedan impunes ante de la justicia.

  8. De acuerdo con mis compañeros, la economía sumergida es algo que viene de antaño, la picaresca de ganar mas dinero está siempre presente pero no solo en los empresarios, también en los trabajadores.
    ¿Quién no ha escuchado alguna vez sobre alguien que esté trabajando sin contrato y cobrando algún tipo de prestación a la vez?
    Para el empresario es un ahorro en materia de seguridad social, y para el trabajador un doble lucro, por ello nuevas medidas que hicieran mas controlable el acceso a prestaciones y ayudas con un control más preciso de sus benefactores así como mas inspecciones de trabajo no estarían de más para regular un poco más esta situacion, ya que erradicarla es imposible.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s