La Economía Sumergida Como Arma de Doble Filo.

¿Quién no ha oído hablar alguna vez de la economía sumergida? Es un concepto el cual está presente en nuestro día a día, bien sea en prensa, televisión,  redes sociales (twitter, facebook, linkedin, …), etc incluso en conversaciones cotidianas con amistades, familiares, en nuestro entorno de trabajo,… Pero sabemos realmente ¿ qué y cuán importante es?

            Según “La Gran Enciclopedia de Economía”, “la economía sumergida es aquella parte de la actividad económica que discurre al margen de los registros, las estadísticas y los controles oficiales. O, más concretamente, por oposición al concepto de economía formal o regular, el conjunto de todas aquellas actividades económicas que debiendo formar parte del producto interior bruto (PIB) no se incluyen en su cómputo, por no figurar inscritas en los registros oficiales” .

“España la gran lavadora de dinero negro”.

            En numerosos programas de investigación y de debate, se ha tratado la economía sumergida como uno de los principales problemas que acompañan a la situación económico-financiera del país, es el caso del programa “El Objetivo” de La Sexta, donde con cierto tono de humor se nos muestra un vídeo donde se explica, a grosso modo, el problema que crea en España. Nos muestra los motivos por los que existe la economía sumergida, como la evasión de impuestos al dar la espalda a los registros oficiales (como hacen las grandes fortunas);  la prostitución,  el tráfico de drogas y armas o los fraudes laborales. O “Salvados”, también de la misma cadena, donde hace apenas unos días se tasó la economía sumergida en un 20% del PIB.

“La Gran Mentira de la Economía Sumergida”.

            El periodista Iñaki Gabilondo realizó una crítica respecto al panorama de la economía sumergida hace ya unos años, poniendo de manifiesto que estamos “dando la espalda al hecho más clamoroso que afecta a nuestra economía”, lo que nos lleva a reflexionar que sólo nos acordamos

de la economía sumergida cuando nos encontramos en tiempos de crisis, siendo un problema real y constante a lo largo de todas las épocas.

            Pero hay otra cara en esto, la de aquellos que la practican, ¿cuál es su opinión?, ¿por qué existe la economía sumergida?, ¿son todos los que la practican unos “sinvergüenzas” que sólo quieren evadir impuestos? Quizá haya otras razones…

DibujoLa noticia publicada en “El Diario” es sólo un ejemplo de muchos otros que encontramos a pie de calle. Personas que no les queda más remedio que trabajar “ilegalmente”, entrar dentro de esa economía sumergida porque sus pensiones o prestaciones por desempleo, no les dan para cubrir sus necesidades básicas.

Lógicamente muchas personas se preguntarán por qué estos individuos no se dan de alta y legalizan su situación; la respuesta es sencilla…COSTES.  Hoy en día ser autónomo supone un coste de alrededor de 230 euros mensuales (aunque para nuevos autónomos menores de 30 años, se aplica una reducción durante los primeros 6 meses de actividad, hasta llegar a 50 euros.  A partir de esos 6 meses la subida será paulatina). A este coste fijo hay que sumar el coste de materiales y el tiempo invertido, además de la incertidumbre de saber si recuperarás esa inversión y obtendrás beneficios. Para muchos, no salen las cuentas.

He aquí donde realmente reside el problema. Difícilmente se puede diferenciar, de manera sistemática, a personas que pueden hacer frente a estos gastos de aquellas que no; por ello las primeras se aprovechan de la situación y mueven cantidades masivas de dinero, que no tributan, que no crean riqueza.

Grupo7.

Anuncios

8 pensamientos en “La Economía Sumergida Como Arma de Doble Filo.

  1. Como mencione unos días atrás comentando el texto de otro grupo llamado “economía sumergida”, es una actividad que cada día está mucho más extendida entre los ciudadanos, y no porque todos quieran defraudar hacienda y no declarar sus ganancias, sino porque la mayoría de gente que las practican, son personas que no tienen otros medios legales para hacerlo, y son ahora mismo, su única fuente de ingresos, debido a la mala situación económica por la que atraviesan la mayoría de países y sobre todo España que es la que nos atañe de forma primordial, por ello, aunque es difícil de erradicar por completo, más aún si cabe, mientras que dure esta difícil situación por la que pasamos, seguirá habiendo muchísimas personas que no tengan otra forma de subsistir que mediante esta práctica tan conocida y mencionada por todos.

    Alberto Pérez Vargas.

  2. Tras la idea que planteamos en la entrada de mi grupo, también sobre la economía sumergida, puede verse en esta actividad un “arma de doble filo”, sí. También como un juicio de doble moral, porque…¿quién dice qué dinero negro es moral y cuál no? Seguramente al fontanero que hace tres o cuatro trabajos al mes nadie lo mira mal por ello, ni al padre de familia numerosa que vende algo de droga para llegar a fin de mes, quizás tampoco al empresario (“pobre o rico”) que hace una rebaja de precio y se le paga, como recompensa, en efectivo para que pueda hacer con ese dinero lo que quiera. Entonces, ¿dónde está la línea de la cooperación y la empatía social con lo “ilegal”?

    Al fin y al cabo la economía sumergida está ahí, todos sabemos que lo ideal sería que no fuera una práctica a la orden del día pero también es cierto que en la economía de un país sólo el 5% corresponde a las transacciones que tienen que ver con comprar bienes y servicios y el otro 95% a las transacciones financieras. Por tanto, no es una práctica que en manos de nosotros, la clase obrera, esté perjudicando demasiado al país económicamente hablando. Otra cosa son los derechos laborales que se pierden con ello y la competencia desleal para los empresarios y trabajadores que no utilizan dichas prácticas.

    – Irene Gómez Pavón.

  3. Respecto a la “Economía sumergida”, ya di mi comentario, en otra noticia relacionada con este tema. Mi opinión es que es necesario combatir este tipo de prácticas, aunque se que es difícil.
    Pienso que se deberían tomar más medidas como Inspecciones de trabajo por ejemplo.
    Ya comenté que entiendo que muchas familias se ven obligadas a acudir a este tipo de prácticas para poder cubrir sus primeras necesidades, pues la situación que atraviesa el país es difícil, pero también me pongo del lugar de aquellas personas que realizan su trabajo de forma legal, aquellos autónomos o empresarios que pagan su cuota, que tienen dados de alta a sus trabajadores, que pagan sus seguros, su responsabilidad civil… No todos los empresarios que van por lo legal son “ricos” y también para ellos supone un esfuerzo el tener que abonar estas cantidades.
    El problema es que no siempre todos los que practican la economía sumergida se encuentran en tan mala situación que son obligados a caer en ellos, hay muchas personas que se acostumbran a obtener ingresos sin tener apenas costes, y esto “es muy bonito”. Los perjudicados son los que van por lo legal, pues pierden trabajo, ya que los que no van por lo legal pueden permitirse bajar presupuestos, convirtiéndose en una fuerte competencia para ellos.
    A todo ello añadir también aquellas personas que no se conforman con realizar esta práctica, sino que también a la vez están cobrando ayudas como el paro u otras del Estado
    A mi sinceramente, esto me parece de vergüenza.

    Marina Orta González

  4. En mi opinión, como ya comenté días atrás, la economía sumergida, ha existido, existe y seguirá existiendo siempre. Hoy en día, debido a la situación por la que atraviesa nuestro país, miles de personas tienen que trabajar de forma ilícita ya que con la prestación por desempleo o las pensiones no pueden llevar una vida digna. Como han comentado ya mis compañeros, hay personas que no practican ese trabajo por necesidad, si no que se acostumbran a ello. Hay que ponerse también en el lugar de aquellos empresarios y autónomos que también les está suponiendo un trabajo seguir adelante, pero también hay que ponerse en la piel de aquellas personas que se encuentran en difíciles condiciones y tienen que recurrir a este tipo de trabajos.
    María Bella Márquez Ponce

  5. Anteriormente comenté sobre este tema en otro artículo y mi opinión sigue siendo la misma.
    Miles de personas en España viven de esta situación, es el sustento de vida para ellos y sus familias. Claramente es ilegal pero en épocas de crisis es la salida al desesperante desempleo.
    Bajo mi punto de vista, es un tema que hay que erradicar claramente, pero para que esto se produzca se necesita la colaboración de todos, ya que no es problema de uno solo.
    Una solución eficaz puede ser la inspección de trabajo, pero como he dicho anteriormente no lo puede solucionar el inspector, esta orden la tienen que recibir de “arriba”.
    Por último, tal y como he observado en el artículo, esto está afectando y afecta siempre, y hay que acabar con ello, y no pensar que sólo sucede en períodos de crisis, aunque sea aquí cuando sale a la luz y más se eleva su porcentaje.

    Lorena Gómez Rodríguez

  6. Como ya comenté en el post anterior que también hablaba de la economía sumergida, sabemos que es una práctica cada vez más común en el contexto de crisis en el que actualmente nos encontramos. Desde mi punto de vista, y en disconformidad con algunos de mis compañeros, no estoy de acuerdo con esta práctica, ya que si todos realizamos esta práctica nunca vamos a poder avanzar en nuestra economía. Es lógico que no es lo mismo que una persona realice algunos “trabajos” sin estar dado de alta, etc. que un gran empresario intente ganarse miles de millones gracias a la economía sumergida. Pero si todos ponemos de nuestra parte, podemos llegar a salir de este circulo vicioso en el que estamos metidos.

  7. Como ya comenté en el post anterior que también hablaba de la economía sumergida, sabemos que es una práctica cada vez más común en el contexto de crisis en el que actualmente nos encontramos. Desde mi punto de vista, y en disconformidad con algunos de mis compañeros, no estoy de acuerdo con esta práctica, ya que si todos realizamos esta práctica nunca vamos a poder avanzar en nuestra economía. Es lógico que no es lo mismo que una persona realice algunos “trabajos” sin estar dado de alta, etc. que un gran empresario intente ganarse miles de millones gracias a la economía sumergida. Pero si todos ponemos de nuestra parte, podemos llegar a salir de este circulo vicioso en el que estamos metidos.

    Verónica Giraldo Machuca

  8. Debido a la situación de crisis que atraviesa la sociedad española la economía sumergida ha aumentado, pues muchas personas acude a esta economía para poder satisfacer sus necesidades y hacer frente a la difícil situación económica.
    En mi opinión, pienso que con la economía sumergida “pagan justos por pecadores”, pues la mayoría de las personas en España se ven afectadas por los recortes del Estado tanto en sanidad como en educación y la subida de impuestos debido a que el gobierno recauda menos dinero porque esta actividad lleva a no pagar impuestos. Además me gustaría añadir que aumenta a su vez los empleos precarios pues se aceptan trabajos con pésimas condiciones laborales (bajas condiciones de seguridad, no se respetan sus derechos, etc).
    Por lo que el Estado deberá de intensificar las medidas preventivas contra la economía sumergida. Como por ejemplo hacer mas inspecciones de trabajo, acciones contra el fraude fiscal.

    Carmen Carrillo Lozano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s