Modelo de bienestar nórdico VS modelo de malestar español

La sostenibilidad asociada al empleo son dos términos que, hoy en día, no están relacionados.La carrera profesional de muchos trabajadores ha ido modificandose, debido a las consecuencias de la crisis económica. Hace unos años, los trabajadores accedían a una organización y mantenían una fijeza dentro de la misma, mientras que en la actualidad muchos profesionales formados se ven obligados a ocupar puestos transitorios y poco cualificados.

Estamos hablando de una crisis económica pero¿Qué importancia tienen las políticas de desarrollo territorial en la prosperidad del mercado de trabajo?. Las empresas conviven en un entorno social, político y económico que influye en la capacidad de las mismas de generar empleo.

Me parece interesante hacer una comparación entre España y Suecia, para comprobar como se articulan los sistemas locales de empleo con otros subsistemas territoriales en ambos territorios, ya que Suecia es uno de los países con mayor nivel de vida.

En Suecia hay enormes extensiones de territorio despoblado, con una densidad de población de 20,6 habitantes por kilómetro cuadrado. La baja poblacion es un factor a nivel económico y político muy importante, porque condiciona el modelo económico que un estado puede desarrollar en base a los rrhh disponibles, así como las políticas adecuadas en base a una población tan baja. España tiene 92,16 habitantes por kilómetro cuadrado, si comparamos con Suecia en relación al ámbito laboral, en Suecia será mas fácil poder encontrar un empleo porque hay menos competencia. En este sentido, una buena gestión de las políticas rurales en España evitaría frenar el declive de la población rural, que ha llevado a la intensificación en algunas zonas y el abandono en otras, así el empleo estaría repartido de forma más equitativa favoreciendo la demanda de puestos de trabajo.

Desde hace tiempo, la UE viene planteando el papel del agricultor como guardián del medio ambiente, como la razón de ser esencial de permanencia de este actor y de este sector, en un contexto de crisis estructural y de globalización comercial y productiva de esta actividad.  La historia condiciona pero no predetermina el futuro, sin embargo, en ausencia de un cambio de valores y , sobre todo, de orientación política será difícil que un espacio milenario no desaparezca (Sánchez. A.(dir)(2005): estudio socioeconómico de la comarca l’ Horta Nord).

En el terreno económico, en Suecia a pesar de pagar impuestos bastante elevados, con el tiempo se han articulado unas políticas redistributivas tan eficaces que el efecto regresivo de los impuestos indirectos se han paliado en gran medida. España, por el contrario, se encuentra dentro del grupo de los países de la UE-28  dónde más amplias son las diferencias de renta entre los hogares( fundación Foessa). Los altos niveles de desigualdad salarial y la limitada capacidad redistributiva del sistema de impuestos y prestaciones, han provocado un empeoramiento drástico de las condiciones de vida de los hogares españoles. El desempleo y el empleo precario son los principales factores de riesgo de pobreza, debido al rápido deterioro del mercado laboral.

Atendiendo a los modelos laborales de uno y otro país, en Suecia el modelo de la flexiseguridad consigue mantener tanto la protección al trabajador como la capacidad de crecimiento de las empresas, gracias a un modelo laboral flexible. En este modelo la contratación y el despido de los trabajadores es gratuita, pero a la hora de proteger al trabajador el estado le proporciona un subsidio sustancioso para que no vea muy mermada su capacidad de compra, además de fomentar que el trabajador adquiera nuevas competencias laborales, de cara a una reinserción en el mercado laboral lo más rapida posible y en un puesto de calidad. En España, con la última reforma laboral, los costes laborales se han reducido pero siguen siendo altos, la protección al trabajador desaparece a pasos agigantados y la promoción de la formación es muy escasa.

En relación a la educación, por lo general, los países que históricamente no han tenido demasiadas posibilidades de expandirse, no tienen grandes cantidades de recursos naturales o no son territorialmente extensos, acaban formando una cultura que favorece la educación de calidad. Así en los países nórdicos la propia sociedad y  las instituciones públicas se han concienciado de que para crecer económicamente es necesario contar con una población lo mejor formada posible. Por ello los esfuerzos públicos a favor de la educación pública son absolutos, al contrario que en España donde se aplicaron numerosos recortes y los gobiernos autonómicos han procedido a reducir drásticamente el número de profesores. Según datos del Ministerio de educación, los colegios e institutos públicos de Canarias, Valencia, Extremadura, Galicia, Madrid y Ceuta han tenido 2.861 profesores menos para atender a 46.000 estudiantes más.

Respecto a la igualdad de género y conciliación familiar, los estados nórdicos han realizado políticas bastante activas de cara a blindar laboralmente a las  mujeres, tanto en su propio empleo como facilitando a los padres el desarrollo de una vida familiar. En España, una vez suprimido en 2010 el ” cheque bebé” ,que era una aportación de 2500 euros por cada hijo, las ayudas tienden a cero y al contrario que la universalidad de las ayudas nórdicas, en nuestro país se relacionan con criterios de renta, por lo que sólo perciben ayudas quienes tienen una situación económica más que precaria.

Todos estos datos nos permiten conocer la precariedad del sistema laboral del territorio español, ya que éste no es independiente y está estrechamente relacionado con todos los elementos que lo rodean formando parte de un sistema conjunto(recursos naturales, procesos económicos, sociales, culturales, ambientales…) que repercuten sobre él y afectan a su funcionamiento.

Después de todo¿Es posible que España llegue a implantar el modelo de bienestar nórdico? .

Fuentes:

INE y Ministerio de Educación.

Revista el ecologista y  fundación Foessa.

http://www.elordenmundial.com

Sánchez. A.(dir)(2005):estudio socioeconómico de la comarca de l’Horta Nord.

SANDRA CAMPOS SÁNCHEZ

Anuncios

5 pensamientos en “Modelo de bienestar nórdico VS modelo de malestar español

  1. Es más que evidente que el modelo de bienestar español no goza de la salud que encontramos en países como Suecia o Dinamarca. Pero yo me pregunto si es correcto tomarlos como ejemplo a la hora de implantar medidas en nuestro país o bien buscar las alternativas que creamos más convenientes con relación a nuestras características.
    Dicho esto, me viene a la memoria la Reforma Laboral que implantó nuestro Gobierno en 2012. Según la exposición de motivos, con ella “se trata de garantizar tanto la flexibilidad de los empresarios en la gestión de los recursos humanos de la empresa como la seguridad de los trabajadores en el empleo y adecuados niveles de protección social”.
    En España, a diferencia de países como Dinamarca o Suecia, no se posee, hoy por hoy, una estructura formativa y de prestaciones sociales que, ni de manera mínima, garantice esta seguridad en el mercado de trabajo, y la voluntad de la norma queda prácticamente en una quimera. Parece más bien una `flexiseguridad a la española´ teniendo poco de seguridad y mucho de flexibilidad.

    Antonio Varela García

    • En respuesta a tu comentario, con las características que tiene España se pueden implantar las mismas reformas que se establecieron en Suecia, porque ni son medidas descabelladas e imposibles, ni el estado Español carece de las herramientas para poder implantarlas con éxito.
      En 1995, el gobierno sueco creó incentivos financieros para que los hombres disfrutaran de su permiso de paternidad y hoy en día, 8 de cada 10 padres suecos cogen una media de 4 meses de baja por paternidad, de los 13 meses disponibles.
      En este sentido, el gobierno español podía haber hecho lo mismo, igual que aumentar el permiso por maternidad para conciliar mejor la vida familiar y laboral. Además el gobierno sueco se ocupó de eliminar las diferencias salariales entre hombres y mujeres.
      Los trabajadores suecos si son despedidos, el estado les proporciona un subsidio sustancioso para que no vean mermada su capacidad de compra, así como fomenta que el trabajador se instruya y adquiera nuevas competencias laborales, de cara a una reinserción en el mercado laboral lo más rapida posible y en un puesto de calidad.
      Mi pregunta es ¿Igual que el gobierno español introdujo la reforma laboral no podría implantar estas medidas?

  2. Estoy de acuerdo con la pregunta que plantea nuestro compañero al inicio del comentario y particularmente, a título personal, creo que no sería adecuado en su totalidad basarnos en modelos nacionales de otros países, fundamentados en aspectos que quizás, en referencia a nuestro modelo nacional, serían defectuosos en su concepción y aplicación, además de las posibles dificultades que podría entrañar su implantación y desarrollo de acuerdo a las particuliaridades propias de nuestro modelo político,económico y social.
    La búsqueda de vías alternativas y modelos productivos basados tanto en nuestras propias potencialidades y virtudes, siempre teniendo presente los límites existentes en nuestro entorno ambiental, como en las oportunidades que aparecen en los mercados, además de un cambio de rumbo en lo que se refiere a la incidencia de las medidas gubernamentales sobre la población y, más concretamente, sobre el mercado laboral, se configuran como aspectos de relevancia en el intento de moldear un modelo social español capaz de ofrecer soluciones alternativas a la situación de crisis, en sus diferentes versiones, por la que atraviesa la sociedad española.
    Es obvio que el modelo de bienestar nórdico puede resultar envidiable, pero no debe convertirse en el paradigma de la excelencia para todas las sociedades en cuanto a que quizás, resulte válido para algunas sociedades, pero podría resultar imposible de imitar en gran parte en algunas de ellas.
    Fijar como objetivo alcanzar modelos de bienestar eficaces y satisfactorios resultará plausible siempre y cuando, desde un primer momento, se haya tenido en cuenta las peculiaridaes propias de los diferentes sistemas nacionales y se haya optado por modelos productivos ajustados a las necesidades reales de los mercados y a las oportunidades que éste ofrece, a la vez que se haya alcanzado un equilibrio social con políticas de corte proteccionista e interventor, que favorezcan el igualitarismo y la seguridad para los ciudadanos.

    Manuel Jesús Rodríguez Jerez

  3. En respuesta al comentario, creo que el modelo de bienestar español no está en su mejor momento y pienso que buena parte de la ciudadanía de España tiene una gran admiración hacia el modelo económico y social escandinavo. Se dice que países como Suecia, Dinamarca, Noruega o Finlandia han llegado a encontrar el equilibrio perfecto entre la eficiencia (debida a la economía de mercado) y la equidad (debida a un Estado del bienestar muy grande, que se alimenta de impuestos muy elevados). Esta admiración lleva a muchos a pensar que en realidad tener impuestos altos no es nocivo para el crecimiento económico.

    Por tanto, aún admitiendo que el modelo nórdico de bienestar fuera todo un éxito, lo más probable es que éste funcionaría bastante peor en un país como España, debido a diferencias en aspectos demográficos (siendo los países escandinavos de escasa población y mayor homogeneidad) e institucionales (como el diferente grado de control de la corrupción).

  4. Me parece muy interesante la entrada de mi compañera, sobre todo para que caigamos en la cuenta de que nuestra sociedad y nuestra mentalidad deben de cambiar.
    Yo he tenido la suerte de visitar Estocolmo, y no hace falta entrar a ver cuáles son sus políticas de empleo o de protección laboral para ver paseando por sus calles, que se trata de una sociedad muy diferente a la nuestra. Es increíble el respeto que tienen a los bienes públicos y a los bienes privados. Allí no hay a penas seguridad para controlar quien paga o no el metro, porque el pueblo sueco lo paga encantado, y además lo tienen muy cuidado. La gente no pone candado a sus bicicletas, porque nadie las va a robar. Sin embargo, aquí es todo lo contrario, nosotros siempre buscamos nuestro propio beneficio sin importarnos el bienestar o el perjuicio que podamos causar con nuestras acciones. Estas pequeñas diferencias a mi modo de ver explican muy bien porque nosotros estamos en crisis, y porque ellos están en pleno bienestar.
    Como se dice en la entrada, el Estado sueco lleva a cabo una protección tanto de los empresarios como de los trabajadores, a los que no les faltan ayudas y formación en caso de desempleo, y donde la corrupción es mínima.
    En nuestro país sin embargo, son ya innumerables los casos de corrupción en los que se ha robado a manos llenas el dinero público, dinero con el que se financia entre otras cosas el bienestar de los trabajadores y los programas para incentivar y proteger el empleo. Está claro que son nuestras acciones del pasado, las que nos han llevado a la nefasta situación en la que nos encontramos, y más allá de las políticas que quieran practicar unos y otros para salir de ella, debemos ser conscientes de que si queremos salir a flote, debemos de cambiar nuestra mentalidad, y ser una sociedad que busque superarse, y sobre todo que respete los bienes comunes al igual que en los modelos nórdicos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s