El papel de la Economía Social en Andalucía.

A cada día que pasa, observamos que resurgen nuevas técnicas que podrían poner la base hacia la solución que esperamos. Este es el caso que nos ocupa. Según la Ley 5/2011, de 29 de marzo, de Economía Social, no es más que el conjunto de actividades económicas y empresariales, que en el ámbito privado llevan a cabo aquellas entidades que persiguen el interés general económico o social, o ambos.

Que exista una normativa que regule esta práctica, no hace más que asentar la importancia que el concepto y lo que conlleva tiene, pero si vamos aún más allá, en estos días, la Junta de Andalucía por medio de su consejero de Turismo y Comercio, Rafael Rodríguez, ha refrendado lo comentado, añadiendo que esta práctica debe ser  el “motor de desarrollo territorial en la comunidad”. Si bien le otorga un alto grado de importancia, también hace constar que no quiere que se haga recaer “todo el peso y responsabilidad de la solución de la crisis sobre la economía social, pero sí que es un modelo de enorme potencial que tiene que recibir el impulso y apoyo que se merece”.

Parece claro que el rumbo que todos intentarán tomar en este momento es el de medidas encaminadas a cumplir los principios básicos de la Economía Social, si bien estos aún se encuentran distanciados de lo que realmente se pretendía con esta idea inicial. En estos momentos resulta difícil ver algún indicio de reparto de poder, o esa nueva forma de gobernanza necesaria para llevar a cabo este proceso con todos sus puntos.

Los grandes estamentos parecen estar de acuerdo en que esta puede ser parte de la respuesta a ciertos problemas generados en los últimos años, y ponen en marcha diversas acciones, por ejemplo, como comenta el consejero de la Junta “un nuevo Plan para la Reactivación del Comercio es la territorialización de los canales de distribución”, consistente en la puesta en marcha de oficinas especializadas en interconectar empresas para que aprovechen sus economías de escalas y creen sinergias, a la vez que se acerca la producción andaluza al consumo. Otro ejemplo de medida que se acerca a los principios de la Economía Social podría ser que en el primer cuatrimestre de 2015 “estén a pleno rendimiento cerca de 40 oficinas de integración comercial por toda Andalucía” o el nacimiento de la nueva Banca de Andalucía para desarrollar este nuevo modelo productivo.

Por todo lo mencionado, parece claro concluir que la apuesta principal de los estamentos es la Economía Social, pero este es un terreno en el que aun tenemos mucho que avanzar, y en el que quizás no estén puestos todos los esfuerzos, como si parece que se comenta públicamente desde estas administraciones.

Francisco Javier Toscano Muñiz

Anuncios

2 pensamientos en “El papel de la Economía Social en Andalucía.

  1. Ayer, día 3 de diciembre, se publicó un artículo en el periódico digital de la Economía Social Andaluza, donde se publica que CEPES-A(Confederación de Entidades para la Economía Social Andaluza)y la Confederación de Autónomos de Economía Social-CAESA acogen favorablemente el inicio de la elaboración de un plan para el trabajo autónomo.

    Las tres líneas maestras del plan son el fomento de las empresas de trabajo autónomo, la mejora sociolaboral y la promoción del conocimiento del sector, fundamentadas en la creación de riqueza y empleo bajo parámetros de sostenibilidad y responsabilidad social.

    Este apoyo al sector del trabajo autónomo ayudará a paliar los recortes sufridos durante los últimos años. Según Rafael Amor, vicepresidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos de Andalucía, un año más las partidas para los autónomos andaluces vuelven a caer en el presupuesto de gasto que la Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo ha destinado al trabajador autónomo para 2014.

    Dada la situación de precariedad laboral que existe en España, es fundamental la existencia de este tipo de organizaciones empresariales para favorecer a los impulsores de la economía. El apoyo al trabajador autónomo contribuye de forma significativa a la mejora de la economía española, por su contribución a la creación de empleo y de renta y para el funcionamiento de cualquier economía de mercado.

  2. La economía social debería ser un pilar fundamental para cualquier tipo de sociedad, en la que la creación de riqueza viniese de la mano del reparto de esta, ya que a veces se está creando riqueza y esta se encuentra instaurada en unos pocos. Una economía que apueste por un empleo garantizado y con unas condiciones favorables que realcen no solo a empleados sino también a trabajadores autónomos, los cuales junto con la pymes son los tres colectivos que más están sufriendo debido a la crisis en la que nos encontramos.
    Por otro lado, como vemos en el texto, yo también apostaría por un apoyo de forma urgente y que palie la situación de los autónomos ya que son unos de los motores para que cualquier economía siga adelante junto con demás mecanismos e instrumentos. Esta economía social, se basa en otros valores en los cuales la mayoría de las empresas más potentes de este país no apostarían de una forma tan decidida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s