LA NUEVA CLASE CREATIVA

Con la entrada del nuevo milenio ha surgido una nueva clase social, la cual ha sido bautizada por el famoso economista Richard Florida como la “nueva clase creativa”. Dicha clase está formada por un grupo de personas cuya característica principal es el uso de su creatividad como herramienta laboral.

La creatividad es usada en muchos campos, como por ejemplo en la ciencia, el arte, los medios de comunicación, las nuevas tecnologías, etc. Esta nueva estructura social ha generado un cambio importante en el ámbito laboral, y ha modificado los gustos y estilo de vida de los ciudadanos.

Para la nueva clase creativa los incentivos culturales del entorno son más importantes que el salario que ganen. Sus preferencias por tanto son muy diferentes a los de la antigua cultura urbana de las ciudades industriales . Se inclinan por los espacios urbanos con una rica escena artística, musical, nocturna y un gran aprecio por el entorno arquitectónico del lugar.

En la actualidad las industrias de la cultura y de la información se han convertido en el motor de la economía urbana, es por ello necesaria la retención de este tipo de capital humano por parte de los gobiernos locales. Para ello, en la mayoría de países europeos se han desarrollado políticas culturales que tienen por finalidad mejorar la imagen del entorno y promover los bienes y servicios culturales.

La creatividad tiene un gran impacto a nivel industrial y social. El surgimiento de nuevos talentos favorece el desarrollo de nuevos espacios laborales, y el desarrollo integral de la creatividad refuerza el impulso de las economías locales y regionales, mejorando la calidad de vida. Por todo esto se debe fomentar el capital creativo de la sociedad.

La situación en España es decepcionante ya que no se protege y se fomenta adecuadamente a nuestro capital creativo. En sectores como el cine, la música o el teatro, los gobiernos no ayudan en nada a su expansión y crecimiento, ya que imponen unos impuestos (IVA cultural) mucho más elevados que los que están instaurados en la mayoría de países. En nuestro país dicho impuesto es del 21%, muy superior al del resto, que oscila entre el 0% y el 10%. Como he mencionado anteriormente, la creatividad también se encuentra presente en campos como la ciencia y las nuevas tecnologías, los cuales son claves para el desarrollo de cualquier economía y que en gran medida dependen de las ayudas de I+D (Investigación y desarrollo) que el gobierno aporte. Estas ayudas en España son muy bajas, y las sociedades científicas afirman que no pueden hacer frente a los créditos que necesitan y por supuesto demandan mucha más ayuda. Si esto no cambia, seguiremos viendo como los grandes científicos que han sido preparados en nuestro país emigran a otros para desarrollar su actividad, y por tanto continuaremos perdiendo capital creativo para dárselos a grandes potencias como Estado Unidos, que se apropian de las patentes y descubrimientos realizados por nuestros científicos ya que se encargan de financiar sus proyectos

Anuncios

3 pensamientos en “LA NUEVA CLASE CREATIVA

  1. Me parece muy acertado el comentario de mi compañero y suscribo sus palabras conforme a la situación de indefensión y, sobre todo, la escasez de fomento que atraviesa la cultura en nuestro país.
    Cuando hay recortes económicos, suele ser la primera damnificada y los impuestos suelen ser altos, dando la sensación de que se la infravalora o de que no es necesaria e importante.
    A mí me parece que la cultura es generadora de empleo y negocio, además atrae a una gran cantidad de turistas, siendo un escaparate inmejorable y un valor a exportar.
    España es un destino con un volumen importante en cuanto a oferta y diversidad turística cultural. Contamos con un patrimonio monumental y museístico a tener en cuenta, una amplia gama de oferta de artes escénicas, una gastronomía tradicional y vanguardista, destinos y productos de rutas culturales. Son diversas las ciudades y paisajes españoles que han sido escenario de producciones internacionales históricas, y continúan acogiendo rodajes de películas y series. Incluso nuestras costumbres y formas de vida son un reclamo turístico.
    Sin olvidar a la Lengua española, que es una de los grandes idiomas de comunicación internacional, y confiere una influencia cultural importante en el exterior.
    Por todo esto, la cultura merece mayor protección y fomento en nuestro país, en lugar de ser un sector incipiente, debería ser un sector punta. Para lograrlo, se debería rebajar el IVA cultural, dejándolo en un porcentaje más cercano al que se encuentra instaurado en la mayoría de los países de la U.E. También es clave financiar proyectos culturales y las actividades artísticas en cualquiera de sus expresiones, la investigación y el turismo y las actividades de ocio sostenible.
    Pienso que desde la perspectiva socioeconómica, el turismo cultural se configura como instrumento esencial de desarrollo local y regional y de promoción de nuevas industrias.

  2. Desde hace varios años es un tema candente. A nivel nacional, como comentáis, no hemos parado de ver ascensos en impuestos a actividades culturales, siendo a mi juicio “el eslabón más débil”. A nivel autonómico, hemos visto como se sustituían enclaves de un tremendo valor natural y turístico por monstruosas construcciones modernas, de escaso nivel artístico, pero muy productivo en momentos puntuales del año. Por último, aquí, en Huelva, somos expertos en dilapidar historia y cultura. No se trabaja en pro de elevar el nivel patrimonial de la ciudad. Ni siquiera se mantienen zonas o emblemas de épocas en las que la capital provincial fue muy importante en nuestro territorio.
    Huelva prefiere crecer hacia el turismo estacional, que le proporciona la provincia y sus costas o sierra, a potenciar sus virtudes. La realidad es que el reclamo, que podría existir en los años ochenta para que las personas de fuera acudiesen a esta ciudad, ya no existe. Aun en esa época, estas solo acudían en búsqueda de trabajo en el polo químico de la ciudad. Esa bala ya se perdió, y sumida en una deuda publica inmensa, con una población pequeña, las ciudades con dosis importantes de turismo cultural, parecen más encaminadas a crear empleos que otras, como la nuestra, que no paran de destruir puestos, aumentando así cifras que ya de por sí son muy negativas.
    En el plano científico, en los últimos años vemos un éxodo imparable de grandes trabajadores hacia países que apoyen las prácticas investigadoras que se realizan. No sufrimos un déficit de personas capaces, sino una incapacidad de las personas que mandan a apostar por un largo plazo que pueda aportar soluciones a grandes problemas.

  3. En base al comentario de nuestro compañero y siguiendo las plataformas en defensa hacia la cultura debemos concienciarnos que todos somos cultura y debemos de aunar en un mismo espacio de reflexión y acción a los agentes de todas las áreas de la cultura y a la ciudadanía, para que se apueste por la cultura como un pilar fundamental para salir de la crisis.
    La cultura como bien se expone abarca muchas áreas del territorio español y si es verdad que el gobierno es el principal para gestionarlo, pero la gestión que se hace del mismo en los últimos años ha supuesto un retroceso grave y un menoscabo de estos deberes y derechos.
    Después de 30 años de consenso político en el panorama legislativo y de trabajo profesional y social para conservar, fomentar y divulgar nuestro patrimonio, nos encontramos en la actualidad con gobiernos y administraciones que utilizan la cultura, y el patrimonio dentro de ella de manera especulativa y nefasta para el interés general, de modo que en lugar de construir deshacen lo realizado con tanto esfuerzo; ni si quiera se incluyen en los planes educativos de los ciclos iniciales de información y formación sobre los bienes, simplemente en algunas legislaciones favorecen un patrimonio que más que nada tiene que ver con la gestión inmobiliaria o el interés de unos pocos con la cultura de todos.
    El ministerio de cultura expone que , “ La cultura es la identidad de los pueblos, la creamos inconscientemente en cada acto de nuestras vidas y se encuentra en permanente estado de tensión, no es un producto acabado, sino que está en constante cambio y construcción” , pero no fomentan y ni da soluciones para ello

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s