Jóvenes: el abandono de la educación prematura y potenciación del emprendimiento

Las personas que abandonan los estudios se caracterizan por una peor empleabilidad: participan menos en el mercado de trabajo, tienen una menor probabilidad de empleo, están más expuestos a la temporalidad y obtienen menores salarios, reflejo de su menor productividad. Las diferencias entre aquellos que abandonan y los que realizan estudios superiores a los de secundaria obligatoria son mayores sobre todo en la probabilidad de estar ocupado y en el efecto sobre los salarios.

El análisis de los determinantes del abandono indica que los factores personales son muy importantes. Las mujeres tienen una menor probabilidad de abandono, mientras que éste es más intenso entre los inmigrantes. Los estudios de los padres son un importante freno al abandono: cuanto mayor es esa formación menos probable es el abandono, lo que muestra que las características familiares son también decisivas en este ámbito.

Con respecto al abandono escolar temprano, de acuerdo con la Encuesta de Población Activa del INE, en España, la tasa de abandono educativo temprano fue del 24,9% en el año 2012.. Por Comunidades Autónomas, las que arrojan mayor tasa de abandono son las CCAA de la mitad sur de España incluyendo las islas, todas ellas por encima del 25%.
En España, al igual que ocurre en el conjunto de la Unión Europea, la transición al mercado laboral es más fácil a medida que se incrementa el grado de cualificación académica. Así se refleja en la encuesta del INE sobre las personas de 16 a 35 años que han encontrado empleo después de salir por primera vez de la educación en los últimos diez años en función de su nivel de formación.

Reforma de la legislación educativa: incrementar la calidad educativa y reducir el abandono escolar a través de la reforma de la educación obligatoria. Esta reforma tiene como objetivo que un 85% de los alumnos consigan el título de Bachiller, un Ciclo FP de Grado Medio o el Título de Formación Profesional Básica, un impulso a la formación profesional para la mejora de la empleabilidad.

Esta reforma, empezará a aplicarse durante el curso 2014-2015 y, su principal objetivo es la reducción del abandono educativo temprano hasta el 15% en 2020.
Se apoyará la mejora de las capacidades de las personas, adaptándolas hacia actividades con potencial de crecimiento y empleo, así como las cualificaciones de las personas adultas, a través del desarrollo de formación adecuada a sus necesidades formativas y personales y de atención individualizada, así como a través de la orientación profesional y la convalidación y acreditación de las competencias adquiridas.
Las reformas van encaminadas a una mejora sustancial de la calidad, manteniendo y reforzando la equidad básica que se traduce en igualdad de oportunidades, para promover el esfuerzo, el mérito, la excelencia, la responsabilidad.

Fomentar la capacidad empresarial, las competencias en materia de tecnologías de la información y las comunicaciones y el aprendizaje de idiomas en todos los niveles educativos y reforzar los vínculos entre oferta y necesidades del mercado laboral (correspondencia de cualificaciones) en todos los niveles educativos, incluidas las universidades; mejorar la oferta, calidad y adecuación al mercado laboral de la formación profesional y estimular medidas de formación en el puesto de trabajo, como la formación profesional dual.

Concluyendo la situación actual de crisis económica global, junto a los altos niveles de desempleo, tanto de la población en general, como de la juventud en particular, han dejado al descubierto una situación de precariedad laboral y productiva, que si bien no era nueva en España, por tanto se hace necesario un cambio generalizado si se quiere cambiar esta tendencia, la iniciativa emprendedora redunda en beneficio de la sociedad. Para que se produzca un verdadero crecimiento y desarrollo económico, debe ir acompañado de la creación de nuevas empresas ya que estas son un motor de crecimiento económico, riqueza y empleo.

Las normas sociales y culturales deben ser paulatinamente cambiadas, con objeto de incentivar la cultura emprendedora, dado que está muy arraigada en la sociedad actual una cierta idea paternalista de que el Estado o el Gobierno deben hacer algo por nosotros, dar solución a ciertos problemas.

Francisco Javier Pérez Piris
Referencias y fuentes
Estrategia Europa 2020

Anuncios

5 pensamientos en “Jóvenes: el abandono de la educación prematura y potenciación del emprendimiento

  1. Tal como se señala en la entrada del compañero, el fracaso escolar está considerado en la actualidad como un problema de primer orden, por eso se están tratando de llevar a cabo las reformas más adecuadas para combatirlo.
    En España las tasas de fracaso están por encima de la media europea y de los países de la OCDE, lo que muestra que nuestro sistema educativo tiene puntos que mejorar.
    La calidad del sistema educativo de un país, además de indicar los niveles de desarrollo y el bienestar actual, también nos indica los que tendremos en años venideros.
    En las naciones más avanzadas proveer una escolaridad universal que sea capaz de estimular el desarrollo integral de niños y jóvenes, es un objetivo estratégico de vital importancia.
    Hoy día la educación se encuentra ante el reto de dar respuesta a unas exigencias que reflejan con exactitud la sociedad en la que vivimos. Un mundo cada vez más competitivo y globalizado, donde la demanda de profesionales es cada vez más compleja, está cada vez más dispuesta a formarse continuamente, capacitada y adaptada a las nuevas innovaciones, con una flexibilidad y soltura para manejarse en un entorno muy diferente al de hace unas pocas décadas.
    No podemos olvidar, que la formación de las personas no es solamente un asunto económico, también se trata de un asunto de dimensión cívica, constituyendo desde su origen, el núcleo de todo sistema democrático. La escuela forma a profesionales, efectivamente, pero sobre todo forma a ciudadanos para que puedan participar, de manera activa y consciente, en el progreso de la comunidad a la que pertenecen.
    Podemos decir que la educación da lugar a sociedades más justas, productivas y equitativas, siendo un bien social que hace más libres a los seres humanos.

    • Es cierto que el nivel educativo de los ciudadanos podría ser percibido como un reflejo de la sociedad en su conjunto y del funcionamiento del propio sistema.
      Igualmente, en relación al fracaso escolar de los jóvenes, podemos afirmar que se trata de un problemática de gran magnitud pero quizás, bajo mi punto de vista, el enorme déficit de la educación encuentra su punto central ya no solo en el fracaso de los jóvenes estudiantes, aunque ciertamente constituya un elemento preocupante en nuestra sociedad y para los propios poderes públicos, sino en las diferentes medidas y acciones que paulatinamente se han ido llevando a cabo a lo largo de varias décadas con el objetivo de mejorar los índices educativos y reducir las tasas de abandono y fracaso escolar.
      Dichas políticas se han mostrado, de manera sistemática, como herramientas ineficaces a la hora de poder paliar las carencias existentes en el propio funcionamiento del sistema educativo, ya que las mismas no han gozado de la vigencia temporal necesaria para comprobar si realmente pueden mejorar y fijar ciertas pautas y aspectos concernientes al objetivo de la mejora de la calidad educativa. Una vez más se puede apreciar como la alternancia en el poder gubernamental trae consigo, en muchas ocasiones, la modificación y/o destrucción de los cimientos que con anterioridad servían de base para aspectos tan importantes como la educación.
      En mi opinión, con vistas a poder erradicar este problema de las propias bases del sistema educativo, se hace necesaria la elaboración, aprobación y posterior puesta en marcha de un plan educativo global capaz de establecer herramientas y mecanismos inamovibles a lo largo del tiempo; ha de estar consensuado por todos los actores y poderes públicos y ha de servir de sustento para todas las instituciones educativas, proporcionando una visión integradora y que, además, tenga estipulada una vigencia temporal prolongada hacia el futuro con el objetivo último de garantizar una educación de calidad para todos los ciudadanos de una comunidad.

  2. En la presente publicación, se observa que el tema a tratar es el fracaso escolar y el abandono de los estudios en edades tempranas y detalla algunas de las circunstancias por las cuales los jóvenes en España tienen una tasa elevada de abandono.

    Si se analiza el texto, menciona que aquellos jóvenes menos cualificados académicamente tienen una menor probabilidad de empleabilidad. Ante esta situación, es obvio que la realidad es esa, puesto la sociedad en la que nos encontramos va sufriendo cambios a pasos agigantados por la introducción de las nuevas tecnologías en cualquier ámbito de la vida, bien sea personal, laboral y/o social. Por tanto, las personas y sobre todos los jóvenes que serán la generación que siga el proceso de evolución de la sociedad, deben de adquirir los conocimientos y destrezas adecuados para ir en concordancia con las transformaciones que sufre la sociedad en todos los aspectos (social, cultural, educativa, etc.).

    Pero nos podemos plantear una pregunta: ¿Todos los jóvenes tienen la misma posibilidad a la hora de acceder a estos estudios académicos para su formación?

    Si desde esta perspectiva analizamos la situación de la educación con respecto al mercado laboral existente en la actualidad, y la crisis económica que llevamos abordando desde hace unos años atrás, podemos observar que el estado económico de muchas familias en España no es demasiado favorable para poder costear los estudios a los hijos. Debido a la crisis en el mercado laboral los estudiantes no son capaces de encontrar un empleo para compaginarlo con los estudios y así, poder costeárselo por ellos mismos sin recurrir a sus padres y familiares. Se puede decir que es un condicionante a tener en cuenta para justificar en este sentido la NO incorporación a los estudios, puesto que luchan por encontrar un empleo para poder cubrir sus necesidades básicas y evitar riesgos en sus vidas personales.

    Por otro lado, mencionar los cambios de Leyes que sufre la Educación en España. Cada vez que entra un gobierno diferente en la gestión de país, plantean reformas en las Leyes, algunas positivas puesto que se ajusta al Sistema Educativo Europeo y es una ventaja para los jóvenes cualificados y para su salida fuera del país a otros de la Comunidad Europea en busca de una mejor formación. Pero por otra parte, es negativa, puesto tantas reformas en el currículo educativo, cambios de contenidos, de libros de textos, etc., hace que los jóvenes con menos recursos económicos no puedan acceder a ello.

    Un aspecto importante a destacar, son los recortes en Educación. Si la mayoría de los jóvenes en España tienen pocos recursos económicos para acceder a estudios universitarios y recortan las subvenciones, becas y ayudas ¿Cómo van a poder formarme para poder tener un futuro laboral más favorable? ¿Es culpa de los padres que no inculcan a sus hijos que estudien o es culpa del gobierno que tenemos que no saben gestionar bien la administración en este ámbito de la Educación?

    Estas cuestiones, son interesantes para debatir, pero el fracaso escolar, el abandono temprano y demás situaciones planteadas en la publicación de este artículo, como es el tema de la creación de empresa, innovación, etc., para la mejora de la economía y el empleo, debe de ser una cuestión que se plantee el gobierno, no lo jóvenes que actúan según las exigencias que exige el mismo de ellos.

    Podemos decir que seguimos teniendo una división de clase en España, y aquel que tenga más recursos económicos podrá adaptarse a las circunstancia de la sociedad, aquel con menos recursos y menos acceso serán los que luchen por unos derechos de igualdad de oportunidades.

    En cuanto al emprendimiento si es cierto que se han lanzado varias políticas derivadas a incentivarlo sobre todo para lo jóvenes, puesto que es el sector más acusado de la crisis nacional y mundial.

  3. El fracaso escolar es una de las cosas que tanto a la sociedad, como a las administraciones les lleva preocupando, aun así los programas que se están llevando a cabo no están corrigiendo las carencias del sistema educativo.
    En nuestro país el fracaso escolar está muy por encima de la media europea, como algunos habéis comentado, por lo que yo lanzo un pequeña pregunta, ¿no va siendo hora de que no establezcan leyes educativas diferentes gobiernos por si solos y mejor intentar que haya una unión entre diversos organismos y la sociedad estableciendo una ley la cual nos favorezca y acabe con la problemática?
    En una sociedad la educación es uno de los pilares fundamentales para que esta no se desmorone con el tiempo, esta educación deberá de dar respuesta a lo que no solo en el país se demanda, si no que a lo que en el mundo en general ya que estamos ante una situación de globalización.
    Por otro lado, en cuanto el texto se refiere a la menor empleabilidad en relación a la falta de cualificación, esto se refleja de forma clara ya que una persona de más cualificación podrá optar a más puestos de trabajos. Esto me da decir que el sistema debe garantizar la universalidad al sistema educativo al conjunto de la sociedad, donde el problema está en si en nuestro país es así o excluye a alguien.
    A modo de conclusión me gustaría concluir con dos preguntas:
    Una persona que decida, una vez terminada la educación obligatoria, no seguir formándose ¿será lógico o moralmente aceptable quedar más excluida, que otra que se forme más, del mercado laboral?

  4. Según la Unión Europea, en el año 2030 “menos del nueve por ciento de los empleos que se creen, podrán ser desempeñados por personas que no tengan alguna forma de educación superior”. Para superar este problema, el Gobierno español, en palabras de su ministro de educación ha señalado que existen dos problemas evidentes a superar: notas por debajo de la media en asignaturas como Lengua o ciencias y una proporción preocupantemente escasa de alumnos “excelentes” frente a la tasa de la OCDE:

    Desde el Gobierno, existe una clara predisposición a reactivar la enseñanza superior, pero no desde la universidad, donde las tasas son cada vez más altas y las dificultades de conseguir una beca son patentes. La intención del Estado no es otra que focalizar sus esfuerzos en la Formación Profesional, creando hasta doscientas mil plazas en tres años.

    Según el ministro Wert, desde la puesta en marcha de la reforma educativa, la tasa de abandono se ha reducido en casi cuatro puntos, algo que parece incomprensible dada la situación universitaria, pero que es algo factible, debido a este incremento de la FP, lugar de recepción de muchos universitarios.

    Bajo mi punto de vista, la situación educativa española atraviesa una crisis labrada hace muchos años. En concreto, desde la época de “vacas gordas” del sector de la construcción. Muchos estudiantes dejaban su labor educativa con estudios menores, o incluso sin finalizarlos, con el fin de trabajar en este sector, algo factible y que a corto plazo, atraería grandes beneficios. Como todo, la situación no duró siempre, y esas personas se ven abocadas a grandes períodos de desempleo, o a la vuelta a estudios, que en su mayoría, son de un gran esfuerzo personal, dada la pérdida del hábito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s